POLITICA

Una racha de dos meses de malas noticias para Massa

Desde la partida de Reutemann hasta la derrota de Nielsen, el líder del Frente Renovador acumuló reveses y perdió terreno en la carrera electoral.

Foto:Cedoc

Lejos de la cuenta regresiva que a Sergio Massa le gusta hacer para llegar al cambio de gobierno, el diputado del Frente Renovador y candidato presidencial lleva tachados 64 días de malas noticias que quiere dejar atrás.

Esta andanada negativa comenzó el 21 de febrero con la partida de Carlos Reutemann hacia el PRO, continuó con la Convención radical votando por una alianza con Mauricio Macri, y hasta llegó a darle malos resultados electorales como los de Salta o los de la propia Capital Federal. En el medio, el Frente Renovador también fue perdiendo distintos dirigentes provinciales y distritales.

Pero esta semana, el tigrense está dispuesto a cambiar el clima adverso. Comenzará por oficializar su alianza con el gobernador de Córdoba, José Manuel De La Sota, y avanzará con un acuerdo con Adolfo Rodríguez Saá. Espera que esta coalición le de volumen a la interna presidencial e incluso sueña con convencer a De La Sota de que lo acompañe como compañero de fórmula, algo que hasta hoy el cordobés descarta.

Después de anunciar este nuevo lazo electoral, el próximo viernes 1 de mayo finalmente hará su lanzamiento formal como candidato presidencial. Es una respuesta a distintos sectores empresariales y políticos que le piden que baje su postulación y compita por la gobernación de la provincia de Buenos Aires. “Si Macri o Scioli no se bajaron cuando estaban terceros, por qué se va a bajar Massa”, pregunta uno de los intendentes más cercanos al tigrense.

“El 1° de mayo la Argentina que viene presenta el cambio Justo”, son los afiches que el massismo pegará durante estos días por toda la Capital Federal para contrarrestar la fuerte ocupación de las calles que prepara el PRO tras su triunfo.

Para este acto, Massa planea llenar Vélez y los organizadores ya prometen 70 mil personas, de las cuales 15 mil deberán quedar afuera del estadio. Allí, el diputado insistirá con desafiar a Macri a jugar en una gran interna opositora para pelear contra el Frente para la Victoria.

El líder del Frente Renovador promete, para las semanas posteriores, nuevas fotos con radicales, caravanas y recorridas que lo acerquen a la gente. Y asegura que, aunque las encuestas no lo acompañen, irá hasta el final con su candidatura y que su apellido estará en la boleta presidencial del Frente Renovador.



Rosario Ayerdi