POLITICA

Venegas: "Massa es más de lo mismo"

El líder sindical debuta electoralmente con partido propio.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Entrada la noche del viernes, la calle Reconquista convierte al oficinista en habitué de los bares que allí mismo se encuentran. Por el edificio del gremio de los trabajadores rurales parecieran no enterarse de que ya arrancó el fin de semana. En la oficina del cuarto piso un hombre alto, calvo, de piel curtida y una postura que delata haber crecido entre las labores del campo, atiende dos teléfonos al mismo tiempo mientras conversa con sus colaboradores. El lugar parece una exposición de historia peronista: un busto de Lorenzo Miguel, cuadros de Juan Domingo Perón con uniforme militar, otros de una Eva Duarte sonriente, monturas, algunos sables, estribos. “Muchas de estas cosas pertenecieron al General”, acota Gerónimo Venegas, “excepto esto, que es una réplica del original”. Se refiere al bastón de mando presidencial que utilizó Perón durante su tercer gobierno y que Juan Carlos Pallarols regaló al líder sindical.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Podría creerse que "el Momo" no necesita del agotador ritmo de una campaña electoral. A los 71 años, mientras permanece al frente de un gremio numeroso y oficia de Secretario del Interior de la Confederación General del Trabajo, Venegas creó un partido político –FE- y planea llegar a Diputado.
 
-Es por impotencia. Por eso me metí en las elecciones, por la impotencia de ver los mismos farsantes políticos que dicen una cosa y hacen otra. Me desespera saber que hay que aguantar dos años y después otros cuatro años más. Hay que cambiar, poner lo mejor de nosotros, formar instituciones, ganar elecciones y cambiar la situación.
 
-¿Por qué apoyó a Néstor Kirchner en la campaña de 2003?
-Porque soy un peronista disciplinado, de los que aprendieron de Perón que siempre hay que acatar lo que manda la conducción del Congreso Nacional del partido. En ese momento, el Congreso dictaminó que se apoyaría al candidato que eligiera –el entonces Presidente- Eduardo Duhalde. Él eligió a este personaje y lo acompañé, no porque fuera Kirchner, si no por que me comprometí a respetar la voluntad del Congreso. Al poco tiempo, me entrevisté con Kirchner, quien me dijo “te noto preocupado”. Le dije que sí, porque trabajamos para ganar un país, no una interna. Me dijo que no habría internas, pero con el Frente Para la Victoria enfrentó al justicialismo provincial y ganó. Lo aceptamos, y al tiempo les ganamos sin partido, colgados de Unión-PRO. Mauricio Macri se quedó con su partido y nosotros quedamos en el aire. Si hubiéramos tenido una estructura, habría sido otra cosa. Hoy puede ser otra cosa, dado que tenemos institución y el PJ ni siquiera tiene personería.
 
-Por entonces apoyó la lista de Felipe Solá, Macri y Francisco De Narváez y ahora no coincide con Hugo Moyano en apoyar al Colorado. ¿Qué pasó en el medio?
-Pasó que conocí a De Narváez. Cuando le dije a Moyano de conformar un frente, me dijo que había que hablar con De Narváez. Sergio Massa y De Narváez son más de lo mismo. Creo que hay más honestos que deshonestos, y a los honestos hay que representarlos, porque muchos no participan de la política. Me considero un tipo honesto, de trabajo y que puede sumar a mucha gente que está harta del gobierno, que no soporta la pobreza, la inflación. Tenemos un país en el que un trabajador debería tener su propia vivienda, mantener a la familia y darles una educación aceptable a sus hijos, tan solo con su salario, lo que no se está dando. Moyano es dueño de ir con De Narváez y yo soy dueño de no ir y quedarme con el peronismo de la provincia. No voy a cambiar, tengo doble responsabilidad, no sólo como peronista, sino porque Buenos Aires es la cuna del peronismo, donde nacieron Perón y Evita.
 
-¿Y como viene esa campaña?
- Bien. Vamos a ser sorpresa en la provincia de Buenos Aires. Estamos ganando adeptos, más allá de la novedad del partido y que hace poco que tenemos la personería jurídica. Nos estamos instalando. Nos van a votar los jubilados, los peronistas, los trabajadores, los productores del campo. Tenemos un gremio muy importante y muchos gremios que saben quién soy, lo que me hace creíble.
 
-Por su relación con los productores, se lo ha acusado de estar más con la patronal que con el trabajador
-Tengo una muy buena relación con el sector, que se vio fortalecida cuando salí a defender la producción en el conflicto de la –resolución- 125. En ese entonces me fui de la mesa directiva de la CGT, después de decirle a mis compañeros de otros gremios que los únicos que tenían las espaldas para mediar en el conflicto era la Confederación. La mayoría creyó en acompañar a Kirchner y yo me fui a la calle a defender la fuente de trabajo de mi sector. Discutimos salarios y, por mejor relación que tengamos, estoy con mis trabajadores, defendiéndolos íntegramente. Cuando estuve preso se movilizaron pidiendo mi libertad. Por algo será. Vamos a discutir salarios este mes. Al principio entendimos que con un 27% estábamos por encima de la inflación. Ahora que anunciaron que julio tuvo 3%, calculamos que la anual será del 36% y habrá que replantear el aumento. Si el gobierno pensara más en producir que en recaudar, sería otra la situación. Pero si no dejamos producir y a cambio fabricamos pesos con la maquinita de emitir, la inflación seguirá devorando el mercado interno. La inflación te lleva puesto.
 
-Por estos días, varios medios rumorearon que usted se bajaría para sumarse al espacio de Sergio Massa.
-Que se sumen ellos al espacio de Massa, si quieren. Yo cumplo con mi palabra, cuando prometí a quienes padecen a este gobierno que competiría por ganar una banca. Hablaría mal de mí si diera un paso atrás o si apoyara a Massa. Él es una estrategia del gobierno para que la gente crea que le gana al kirchnerismo, cuando es más de lo mismo. No hay que equivocarse.
 
-¿Y Scioli?
-Scioli no gobierna la provincia, se la administra la Nación. Tiene una provincia que genera el 46% del PBI y así y todo está de rodillas. Paga los sueldos cuando llora un poco y el gobierno le da la plata. El gobierno usó a Scioli para que aumente los impuestos provinciales, él se quedó con 500 mil pesos y el gobierno nacional se llevó 2500 millones con el mismo impuesto. Todo lo que diga Cristina él lo cumple.
 
-¿Le quedan amigos en el kirchnerismo?
-Si es kirchnerista, no puede ser amigo mío. El daño que le han hecho al país no tiene perdón. Tuve una infancia de extrema pobreza y sé de lo que hablo. Es imperdonable que después de diez años con crecimiento al 8 o 9% no hayan solucionado estas situaciones, que haya chicos que directamente nacen desnutridos. Es imperdonable todo esto. Ojo, no odio a nadie, pero a los kirchneristas no los quiero.
 
-¿Cuántas chances hay de que se reunifique la CGT?
-Todas. El gobierno nos terminará unificando. El movimiento obrero necesita un gran debate y lavar la ropa sucia adentro. La mejor oferta para los trabjadores es la unificación. Tendremos un debate en algún momento y nos unificaremos. Hay dirigentes que ya pasaron por la picadora y tendrán que alejarse de sus gremios. Hemos tenido dirigentes leales que perdieron la vida por la causa de los trabajadores, como José Ignacio Rucci. En honor a él, a Lorenzo Miguel y a Saúl Ubaldini, nos tenemos que juntar, debemos volver a levantar las banderas de las 62 organizaciones y ponerlas en marcha.
 
-¿Cuáles son sus proyectos a presentar en el Congreso?
-El primero será un proyecto de coparticipación federal para que las provincias puedan tener autonomía. Esto quiere decir que no estén presas del poder político de turno. Las industrias regionales están desvastadas. El caso de Nucette, una empresa olivícola emblemática, pidiendo por televisión que se les abra el mercado porque la industria está quebrada, son cosas que no se pueden permitir. Con una nueva coparticipación, las provincias serán autónomas y podrán solucionar estas cosas. Al mismo tiempo, tenemos un proyecto para producir energía en el país. Tenemos recursos gasíferos inmensos y cuando llega el frío, hay que producir menos. Nuestro país tiene para producir en cantidad y no a media máquina. Si se sanea la economía y se vuelve a la cultura del trabajo, la inseguridad también desaparece. Es impresionante la cantidad de jóvenes que no tienen posibilidad de trabajo ni sus padres pueden contenerlos.
 
Sobre la mesa se encuentra una matrioska con un dibujo de Cristina Kirchner. Al preguntarle por la misma, Venegas la toma y empieza a abrirla.
 
-Cristina es la responsable de la inseguridad, de la inflación de la corrupción, y la pobreza. Si la abrís –asoma la figura de Sergio Massa- tenés otro personaje, que consumió la política de este gobierno por diez años y hoy quiere ser el salvador, llevando a kirchneristas paladares negro dentro de su lista. Dentro de Massa -saca una figura de Daniel Scioli- tenés a un hombre que estuvo arrodillado diez años y que quiere ser presidente, con la colaboración de este otro personaje –dentro de Scioli, se encuentra la figura de De Narváez- quien tiene un compromiso con Scioli para poder quedarse con la gobernación de la provincia en 2015. Cuando lleguen a la cámara, se juntarán todos.
 
-¿Usted sostiene que De Narváez y Scioli arreglaron con Cristina?
-Scioli y De Narváez tienen un acuerdo. Uno quiere ser Presidente, el otro Gobernador. De Narváez camina de la mano de (José) Pepe Scioli por toda la provincia. Y esto no puede ser sin la venia de la Presidenta, dado que Scioli no puede ser presidente sin su bendición. Y esto es a cambio de la impunidad de todos estos personajes que empobrecieron al país. Cuando hablan de la década ganada, los únicos ganadores fueron ellos y sus patrimonios, el país perdió.

* Autor del blog que lleva su nombre en Perfil.com


Relato del Presente (*)