POLITICA EL RECUERDO DE UNEN

Victoria Donda: "No me arrepiento de haber hecho campaña con Prat-Gay"

La diputada recordó la elección de 2013, cuando formó una alianza con el ahora ministro de Macri. Qué dijo del tarifazo.

Foto:Cedoc

Una de las alianzas más llamativas de los últimos años fue la que protagonizaron la diputada Victoria Donda y Alfonso Prat-Gay en las elecciones legislativas de 2013. Fue en el marco del Frente Amplio UNEN, que integraba a varios partidos "de centroizquierda", tan diversos como GEN, Proyecto Sur, el Partido Socialista y la Unión Cívica Radical. 

El ahora ministro de Hacienda y Finanzas de Mauricio Macri integraba entonces la Coalición Cívica - ARI de Elisa Carrió. La diputada, en cambio, que había llegado al Congreso de la mano de una alianza con el kirchnerismo, seguía en el espacio de Libres del Sur. 

La formación de ambos, sus historias y sus ideologías, mostraban a priori una alianza surgida de la necesidad de un frente común contra el Frente Para la Victoria, que después del 54% de Cristina Fernández de Kirchner en 2011, parecía imbatible en las urnas. 

Hoy, ambos están en veredas opuestas. Prat-Gay es el funcionario de un gobierno que anunció numerosos aumentos, comenzó con masivos despidos en la gestión pública y en una recordada conferencia de prensa habló de la "grasa militante" en el Estado.

Ella, por su parte, denuncia un "tarifazo" y considera que, hasta ahora, "no hay ningún cambio con lo que veníamos sufriendo como sociedad". A pesar de todo, Donda no se arrepienta de haber hecho campaña con él.

Perfil.com: -¿Qué análisis haces de la gestión de Mauricio Macri?

Victoria Donda: -Me preocupan las decisiones económicas. El ajuste, el tarifazo salvaje y los niveles de represión que estamos viendo son terribles. No hay ningún cambio con lo que veníamos sufriendo como sociedad.

-El foco lo ubicás en las medidas económicas.

-Es que los aumentos en las tarifas de más del 500 por ciento para muchos trabajadores de clase media es demasiado, por un lado, y por el otro es cierto que hay que revisar los contratos del Estado, pero se deben hacer bien. Los despidos en cualquier sector generan un cambio que es no tener trabajo, y genera más desocupados. Entiendo que hay que resolver los problemas del gobierno anterior, pero no así, echando gente de sus trabajos.

-¿Cómo ves el trabajo de Prat-Gay?

-A nosotros nos unió otro proyecto político. Este proyecto que eligió no es el mío, por eso no soy macrista. Yo no responderé por sus acciones, pero si sobre las medidas.

-¿Te arrepentís de haber hecho campaña con él?

-No, no me arrepiento. En política se hacen diferentes frentes que nos unen con ideas. Yo me siento expresada en ideas que teníamos en ese momento y el resto que se haga cargo. Yo era fiel a lo que pienso y lo sigo siendo.

-¿El que cambió fue él?

-Alcanza para ver las propuestas legislativas que teníamos y que se llevó adelante. Lo primero que debe hacer un gobierno que quiera sincerar las cuentas es modificar la matriz tributaria. No se habla de modificar Impuesto a las Ganancias, que sectores financerios paguen impuestos que no lo hacen. 

-Ganancias, DNU para nombrar jueces, intervención de AFSCA. ¿Distinto al mensaje de campaña o hubo un sinceramiento?

-Si sinceraron lo que iban a hacer en la gestión, entonces mintieron en la campaña. Empezar con DNU para la Ley de Derribo, que es violatorio de cualquier derecho humano reconocido por la Constitución, es un despropósito. Los DNU son una vergüenza para quienes planteaban que querían consenso. Así no se va a lograr.

-Por último, ¿qué opinás de los dichos del secretario de Cultura de la Ciudad, Darío Lopérfido?

-Creo que tiene que explicar si está de acuerdo o no con la barbarie. Cuestionar el símbolo de los 30 mil desaparecidos es cuestionar los seis millones de judíos por parte del holocausto, o el millón de armenios por el Estado turco. Ninguna persona con valores democráticos y que respete la vida puede salir a cuestionar símbolos que nos costaron construir .

-¿Tendría que renunciar?

-Debería ser repudiado por toda la sociedad. Sería un buen síntoma de parte del gobierno porteño pedirle la renuncia a quien no comparte valores democráticos.

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter, @rindart.



Ramón Indart