POLITICA GOBERNABILIDAD EN LA PROVINCIA


Vidal apuesta fuerte a su vínculo con intendentes

La gobernadora bonaerense estrecha relaciones con los jefes comunales. Las tres categorías en las que los dividen. Quiénes son los articuladores.   


Foto:Cedoc Perfil

Los recibe a todos. A algunos les sonríe más que a otros. Con algunos chatea por Telegram y con otros se manda mensajes. A otros les convida pastafrola, su merienda preferida y la única herencia “naranja” que quedó en la Gobernación bonaerense.

Como sea, María Eugenia Vidal entabló un estrecho vínculo con los intendentes, tanto del Conurbano como del interior de la provincia. En la agenda cotidiana de la gobernadora hay, al menos, cinco reuniones semanales de una hora en su despacho en La Plata o en el piso 19 del Banco Provincia, en el centro porteño. Además, visita cuatro o cinco intendencias, donde recorre alguna obra y, por supuesto, se reúne con el jefe comunal. Esta semana subirá su promedio habitual: se reunirá con 12 intendentes, la mayoría del interior, cuando viaje a Chacabuco y a Junín, y el martes esté en Ranchos y en General Belgrano, entre otros.

La relación se podría dividir en tres categorías. Los propios, por caso, Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) o Nicolás Ducoté (Pilar). Ellos son el futuro de la base territorial de las elecciones del año que viene.

Están los meramente opositores que buscan fortalecerse en sus distritos y hacia el interior del PJ. En este grupo están los kirchneristas Verónica Magario (La Matanza), Jorge Ferraresi (Avellaneda) o Patricio Mussi (Berazategui). Con ellos también habla pero nadie especula con algún tipo de alianza electoral.

Finalmente, están los “intermedios”, que generaron un vínculo a partir de la gestión. Son los peronistas que se alejaron del kirchnerismo: el “sheriff” Alejandro Granados (Ezeiza), Mario Ishii (José C. Paz), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juanchi Zabaleta (Hurlingham) o Gabriel Katopodis (San Martín). Por ahora con ellos hay sólo “buena sintonía”. Pero la incorporación al gabinete de Joaquín de la Torre (San Miguel) podría abrir un camino.

Quien suele dialogar con ellos diariamente es Federico Salvai, el ministro de Gobierno y armador político de Vidal. “Desde la gestión hay un trato por igual a todos los intendentes de la provincia. No ponemos el eje en los colores partidarios, hay una mirada política de apertura a los que piensan distinto”, plantea a PERFIL uno de los funcionarios más cercanos a la gobernadora.

La buena relación también se traduce en fondos. En este sentido, uno de los que más trabajan con los caciques comunales es Edgardo Cenzón, el ministro de Obras Públicas. Este año, desde su cartera dispondrá de unos $ 7 mil millones para las comunas.

Por su lado, otro de los que aportarán $ 3 mil millones es el peronista Cristian Ritondo (Seguridad), quien desembarca con un plan vinculado al equipamiento para las policías locales. También el ministro de Educación bonaerense, Alejandro Finocciaro, dispondrá de $ 2 mil millones para escuelas mientras que su par de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, aporta en diferentes programas sociales



Redacción de Perfil.com