POLITICA PARITARIA DOCENTE

Vidal busca quitar la personería a los gremios rebeldes

Solicitó a la Nación que evalúe si les cabe esa sanción a los sindicatos que hicieron paro durante la conciliación obligatoria.

Pelea. Mientras los maestros cumplieron ayer un nuevo paro, la gobernadora endurece su posición.
Pelea. Mientras los maestros cumplieron ayer un nuevo paro, la gobernadora endurece su posición. Foto:prensa gobernación

La gobernadora María Eugenia Vidal dio un paso más en la pelea contra los gremios mientras busca romper su vínculo con los docentes de las bases. Por ello, en una nueva escalada del conflicto docente, el Ministerio de Trabajo bonaerense presentó ante el Ministerio de Trabajo nacional un pedido para que se evalúe si corresponde la quita de la personería gremial a los sindicatos docentes que pararon mientras estaba vigente la conciliación obligatoria.

Los docentes bonaerenses nucleados en Suteba y Udocba cumplieron ayer con una nueva jornada de paro en reclamo de aumentos salariales, la novena desde el inicio del ciclo lectivo, mientras que los sindicatos que adhirieron a los paros durante la conciliación obligatoria fueron Suteba, FEB, Udocba, UDAy los privados de Sadop. Los gremios minoritarios como AMET, Soeme y UPCN fueron los que acataron la medida.

“Hicimos una presentación como corresponde al ministerio de Trabajo de la Nación solicitando que intervenga en el tema de la personería para iniciar un sumario tendiente a verificar el incumplimiento de los extremos legales que justifican el uso de la personería y eventualmente aplique las sanciones que correspondan”, dijo el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas.

Pese a que ayer buscó retomar la agenda pública con anuncios en la mejora de las prestaciones en IOMA, Vidal debió referirse una vez más al conflicto docente y valoró el trabajo de los gremialistas que “dejan de lado su filiación partidaria”.

La mandataria busca incrementar la grieta entre los gremios y los docentes que están en las aulas. Y llegar con el mensaje a muchos padres que manifestaron su apoyo a “la lucha docente”.


Números. En 2016, según datos oficiales, la provincia de Buenos Aires destinó $ 110 mil millones anuales al pago de salarios de educación (sobre un presupuesto total de más de $ 300 mil millones). Desde la Casa de gobierno bonaerense aseguran que para este año, con aumentos salariales incluidos la provincia puede destinar $ 130 mil millones. Esos $20 mil millones ya fueron los que la Provincia le ofreció a los gremios con el aumento del 19%. Sin embargo, la diferencia con lo que piden los gremios es amplia. Para pagar el 35% reclamado por los docentes, Vidal debería destinar 38.500 millones (17.600 millones más a lo ya ofrecido con el 19%).

Un punto de acuerdo podría elevar la propuesta hacia los números que hoy las consultoras privadas calculan para la inflación anual que podría ir entre el 21% y 23%. En caso de llegar a un acuerdo en base a esos números, con un 23% de aumento la Provincia debería conseguir (con ayuda de Nación) $ 4.400 millones más a lo ya ofrecido.


Ofrecen mediar en la discusión

El Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, se metió ayer en la discusión salarial y se ofreció para oficiar como mediador en el conflicto docente. En una carta que le envió a la gobernadora y al representante de Suteba, Roberto Baradel, Lorenzino ofreció a la Defensoría del Pueblo “como ámbito que permita el diálogo entre el Gobierno y los gremios docentes para acercar posiciones y encontrar soluciones satisfactorias teniendo en cuenta los derechos de los alumnos a recibir una educación pública de calidad y los derechos de los trabajadores de la educación de tener un salario digno y condiciones laborales adecuadas”.

Sobre el conflicto, Lorenzino sostuvo: “entiendo que el reclamo de los trabajadores de la educación debe ser atendido con el mayor esfuerzo por parte del Gobierno, que estando al frente del Poder Ejecutivo tiene la obligación de no violar los derechos y libertades reconocidos por nuestras leyes. Pero al mismo tiempo, necesitamos que los docentes garanticen el derecho de sus alumnos de poder asistir a clases”.