POLITICA ANTECEDENTES DEL COMISARIO ESPINOSA


Vidal eligió como jefe de custodia al mismo que cuidó a Scioli

En la jerga policial se los llama agentes “de trinchera”, ya que son uniformados con experiencia en la calle. Virgilio Espinosa, quien ahora tiene a cargo la vida de la gobernadora María Eugenia Vidal, es uno de ellos, ya que en su actividad como policía bonaerense siempre actuó en situaciones de crisis.

Guardaespalda. Espinosa fue jefe de custodia de Scioli entre 2010 y 2013.
Guardaespalda. Espinosa fue jefe de custodia de Scioli entre 2010 y 2013.
Foto:cedoc
En la jerga policial se los llama agentes “de trinchera”, ya que son uniformados con experiencia en la calle. Virgilio Espinosa, quien ahora tiene a cargo la vida de la gobernadora María Eugenia Vidal, es uno de ellos, ya que en su actividad como policía bonaerense siempre actuó en situaciones de crisis. Y como jefe de custodia ya tiene experiencia: tuvo a su cargo también la vida de Daniel Scioli.
Su trabajo, en la actualidad, es un foco de atención, luego de las repetidas amenazas que recibieron tanto la gobernadora como otros funcionarios de su gabinete.

El comisario Espinosa es el jefe de la división de custodia y seguridad de la Casa de Gobierno desde el 15 de junio, fecha en la que la gobernadora decidió cambiar al jefe de custodia luego de una denuncia por la que dos policías habrían revisado su despacho. Desde entonces, sigue a la mandataria por todo el territorio bonaerense.
Espinosa comanda un grupo de custodios bonaerenses que incluye a agentes de la Policía Metropolitana, quienes acompañan a la gobernadora desde su gestión anterior y ahora continúan cuidándola en los momentos más íntimos. Los uniformados de la fuerza de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires son incluso quienes la custodian en la Base Aérea de Morón, vivienda a la que se mudó junto a sus tres hijos.

Cada vez que Vidal se mueve por los distritos hay un auto de avanzada con dos custodios que minutos antes controlan que estén dadas las medidas de seguridad en el lugar que visitará. La dirigente se mueve con un vehículo en el que también suele haber uno o dos custodios y otro vehículo detrás con dos agentes más.
El último jueves en el evento de La Plata en el que se conformó la mesa provincial de Cambiemos, Espinosa siguió de cerca el operativo de seguridad que incluyó a funcionarios nacionales. Controló qué auto utilizaría Vidal al retirarse y la siguió en el vehículo de atrás hasta la actividad que compartiría minutos más tarde con el presidente Mauricio Macri.

El comisario de 45 años tiene experiencia en esta tarea, ya que entre 2010 y 2013 fue el jefe de custodios del ex gobernador bonaerense Daniel Scioli y estaba a cargo de un equipo de varios agentes más de los que tiene la gestión actual.
Además de por su trabajo en la calle, en la Policía Bonaerense lo destacan por su preparación. Licenciado en técnico superior en seguridad pública, ingresó a la Escuela de Policía en 1991 y luego realizó distintos cursos, entre los que se destaca el de “Gerenciamiento en la Academia Nacional del FBI”, en Estados Unidos.

Antes de ingresar a la división de custodia, Espinosa fue parte de la División Especial de Seguridad Halcón durante 15 años. Durante ese tiempo, debió participar de la negociación de distintos secuestros extorsivos. El más conocido, fue el secuestro de Ernesto Rodríguez, padre del empresario Jorge “Corcho” Rodríguez en 2004. En aquel entonces, fue quien condujo el Grupo Táctico de la División Halcón responsable del operativo que terminó con la liberación de Ernesto, luego de estar 43 días secuestrado.


La seguridad de la gobernadora en la mira

En junio, el gobierno de María Eugenia Vidal dio a conocer que se había encontrado a dos policías revisando cajones de los escritorios en el despacho de la gobernadora. Dos semanas más tarde, desconocidos ingresaban en la residencia oficial del ministro de Gobierno bonaerense, Federico Salvai, y más adelante, se conocieron distintos llamados al 911 en los que se amenazaba a la gobernadora.

Entre los hechos que el Gobierno denunció, también se investiga las agresiones a Vidal y al presidente Mauricio Macri en Mar del Plata y la aparición de un cartucho de escopeta en el garage de la casa que ya no habitaba la mandataria.

Por ahora, la Justicia no encontró ningún vaso comunicante entre las distintas denuncias de amenazas y avanzan con mayor cautela que las acusaciones mediáticas que hicieron funcionarios del gabinete. Pero hoy la seguridad de Vidal es un tema en agenda.