POLITICA PUJA DE PODER

Vidal envía un duro mensaje a Tigre ante la tensión Macri-Massa

"Que no se equivoque, el acuerdo es global", lanzó la gobernadora tras la revelación de PERFIL sobre fricciones entre el PRO y el Frente Renovador.

Foto:Cedoc Perfil

Las fricciones entre un sector del Gobierno y Sergio Massa volvieron a dar que hablar ayer. Luego de que PERFIL revelara que un grupo del oficialismo recela del peso que el líder del Frente Renovador ejerce en las negociaciones con el macrismo, se supo que la gobernadora María Eugenia Vidal habló sobre las fricciones en una reunión de gobierno. “Que Sergio no se equivoque. El acuerdo es global. No hay un acuerdo en la provincia y otro en Nación”, deslizó ante testigos.

Las concesiones que se le otorgaron, sostienen los críticos del acuerdo, no se condicen con el apoyo político que se pretendía de Massa. Esta semana, con las trabajadas negociaciones por los temas holdouts y Ganancias, esa tirante relación volvió a quedar en el centro de la escena.

La primera concesión a Massa fue en territorio bonaerense. Colocó a Jorge Sarghini como presidente de la Cámara de Diputados, a Daniel Arroyo y Mario Meoni como directores del Banco Provincia, a Santiago Cantón como secretario de Derechos Humanos y a titulares de organismos de control. Pero desde el Frente Renovador hacen una diferenciación entre la relación en la provincia de Buenos Aires y la de Nación. “Yo escuché a Massa aclarar que eran dos negociaciones diferentes”, relata un dirigente de Cambiemos, quien se suma a las voces que sostienen que esas concesiones debieron ser parte de un acuerdo general. Por eso, Vidal le hizo saber que debe conformarse con sus concesiones en la provincia. Todo es parte del mismo acuerdo, dice.

En Nación, dirigentes del massismo también fueron designados, pero en el entorno de Massa replican que fueron “arreglos personales”.

“El problema con Massa es que se le pagó al contado y estamos cobrando en cuotas, cuando debería ser al revés”, explica una voz con peso dentro de Cambiemos. Los miembros de Cambiemos sostienen que ante cada tema de debate parlamentario el massismo abrió una nueva instancia de negociación. En la mesa chica del macrismo entienden su juego. “No nos da vergüenza tener que acordar con él, porque acá no se negocian valijas, como hacía el kirchnerismo”, responden.



Gabriel Ziblat