POLITICA ENTREVISTA


Gustavo Ferrari: “Vidal está muy lejos de la visión ingenua de Heidi”

El exfuncionario de Scioli fue designado por la gobernadora como ministro de Justicia y dice que está cómodo con el PRO.


Foto:Juan Obregón

El nombre de Gustavo Ferrari estuvo durante los últimos años en la lista de candidatos que se mencionaban para ocupar el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires. Finalmente, este abogado que se inició en política con Francisco de Narváez y llegó a ser asesor general de Gobierno durante la gobernación de Daniel Scioli asumirá este cargo el lunes con María Eugenia Vidal, tras la salida de Carlos Mahiques.

—El Ministerio de Justicia es el área que le dio más disgustos a la gobernadora. ¿Cuál es la urgencia con la que llega?
—El planteo de la gobernadora es que la Justicia tenga  efectos concretos en la gente. Vamos a desarrollar un fuerte trabajo con las víctimas, quedándonos con ellas cuando las cámaras se fueron. Pero también queremos un Estado activo con los huérfanos de madres asesinadas y con padres presos.

—El día a día parece ir borrando estos objetivos y se termina tapando baches de un Sistema Penitenciario muy cuestionado.
—Por el trabajo de los últimos meses, hoy el Servicio Penitenciario está en una situación mucho mejor de lo que estaba. A fin de año la situación era de crisis total. Confío plenamente en las autoridades actuales del servicio. Hay cosas que se pueden lograr inmediatamente y otras que no porque los recursos no son ilimitados.

—Vidal anunció una reforma en la que se avanzó poco en estos seis meses...
—Hubo mucho trabajo y hay que profundizar las reformas iniciadas en esta gestión. Ya comenzó a ordenarse la compra de alimentos en las cárceles, se aumentó la seguridad. Buscaremos profesionalizar a quienes tratan con los presos y trabajaremos para que se pueda acceder al sistema de salud en el mismo sistema. Queremos que las mujeres que tienen hijos en las cárceles puedan estar en otros sitios. Y obviamente debemos llegar a contar con más plazas y la descompresión de presos en comisarías.

—Después de ocupar un cargo clave con Scioli, ¿se siente cómodo en el gobierno del PRO?
—Absolutamente. Siento que soy un ministro que rápidamente fue recibido por buenas personas. Creo en la gobernadora y ella cree en nosotros.

—Pero fue parte del gobierno al que Vidal critica fuertemente. ¿No le incomoda estar en el medio?
—Yo fui un técnico que dictaminaba sobre el marco jurídico de todos los expedientes de la Provincia.

—Pero si Scioli ganaba la presidencia iba a ser el titular de la ex Side.
—No lo voy a negar. Pero no participé ni he tenido parte de las decisiones políticas porque yo era un técnico, al igual que cuando se inició este gobierno.

—Elisa Carrió criticó su designación por asegurar que detrás de ella está Daniel Angelici, amigo suyo...
—Yo ya era ministro, ya integraba el gabinete desde la gestión anterior.

—Pero asume en un área donde operaría Angelici...
—Pensar que alguien puede imponerle algo a Vidal es no conocerla. María Eugenia llegó sin deberle nada a nadie, salvo a las personas que le dijeron que fuera candidata, como el presidente Macri, o Rodríguez Larreta, que la alentó. Pero hasta ahí. Pensar que Vidal puede ser susceptible de ser influenciada en una designación es no conocerla.

—Felipe Solá bautizó a la gobernadora como Heidi para resaltar su ingenuidad. ¿Usted la ve como a Heidi?
—Para ser firme no se necesita ser mala. Es buena y firme. Está muy lejos de la visión ingenua de Heidi.



Rosario Ayerdi