POLITICA EN ADEPA

Vidal contó qué le pasó el día que discutió con Brancatelli

La gobernadora bonaerense, además, cuestionó a la oposición luego de ayer se levantara la sesión de Diputados.

La cena por el 55º aniversario de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), que se realizó en el Hotel NH City de Buenos Aires.
La cena por el 55º aniversario de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), que se realizó en el Hotel NH City de Buenos Aires. Foto:Prensa ADEPA

Minutos antes de disertar en la cena de fin de año de Adepa, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal habló sobre distintos temas en una entrevista concedida al presidente de Adepa, Daniel Dessein.

Entre ellos, fue consultada por su discusión televisiva en el piso de Intratables con el periodista Diego Brancatelli, uno de los episodiosmás difundidos y comentados que tuvieron lugar durante la última campaña electoral y a la que responsabilizaron, en parte, del triunfo del oficialismo.

"Contrariamente a lo que la mayoría cree, a mí no me gusta enojarme. Trato siempre de apelar al respeto por el otro y al diálogo. Ese día creo que se combinaron dos cosas. El cansancio propio de una campaña que fue extenuante y en la que nunca dejé de gestionar y seguir las cuestiones de la gobernación. Ese día estaban mis hijas acompañándome y se cuestionó supuestos privilegios. La verdad es que mis tres hijos fueron los más perjudicados por el ejercicio de mi cargo y eso me pareció muy injusto", explicó sobre su furia contra el panelista.

Y amplió: "Como también que se enarbole la bandera la pobreza, como se hizo durante toda la campaña, con tanto cinismo. Creo que esa es una marca común en muchas voces de la oposición. La defensa de banderas, como si empezaran hoy en política, sin reconocer la responsabilidad que tienen sobre lo que pasó, teniendo en cuenta la desidia, la indiferencia y la utilización de la pobreza con la que se trabajó. Esto no me lo contó nadie. Yo lo vi. Recorrí la provincia, la caminé y la vivo hoy. Para hablar con autoridad sobre estos problemas, hay que estar haber estado ahí y escuchado a los que lo viven. No todo puede ser objeto de campaña y chicanas".

Además, se refirió a la reforma previsional que impulsa Cambiemos, que generó un fuerte rechazo desde distintos sectores.

"La democracia es poder disentir pero con respeto. Respetando determinadas reglas. Sino no es democracia. Y la violencia no entra dentro de ninguna de esas reglas". 

En ese sentido, sostuvo: "Determinados sectores, cuando no tienen la legitimidad en los votos y la representación en el Congreso, el camino que eligen es la violencia. Lo digo habiendo sido parte de la oposición muchos años; estuve muchas veces de ese lado del mostrador. Me parece que no hay construcción de confianza ni de un país posible si, cada vez que alguien piensa que va a perder una votación, cree que esta es la manera de imponer su pensamiento".

Ayer se frustró la intención del oficialismo de sesionar y aprobar la reforma tributaria y previsional por el clima de tensión en el recinto y en las calles. Manifestantes y Gendarmería protagonizaron duros enfrentamientos antes del inicio de la sesión y tras el levantamiento de la misma. Dentro del recinto también tuvieron lugar momentos de violencia, como por ejemplo Durante la sesión, cuando el diputado kirchnerista Leopoldo Moreau casi termina a las piñas con el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó.