POLITICA BUSCA REFORZAR EL PERFIL POLITICO

Vidal ya prepara más cambios en su gabinete para afrontar el año electoral

Zulma Ortiz, de Salud, sería la próxima en irse. También habrá modificaciones en Lotería, donde talla fuerte Angelici. Trastienda de la reconciliación con Emilio Monzó.

Obras. Ayer, la gobernadora participó de un acto junto al presidente Macri y al ministro Dietrich.
Obras. Ayer, la gobernadora participó de un acto junto al presidente Macri y al ministro Dietrich. Foto:Telam

Fue llamando uno a uno. En una suerte de supermiércoles, María Eugenia Vidal dio el golpe de timón más importante de su gestión: realizó un enroque de ministros, creó la Jefatura de Gabinete y, además, ya prepara un par de cambios más con la idea de tener un gabinete “más político” para un año electoral.

La gobernadora había regresado el martes de Washington y al primero que le comunicó su decisión fue a Roberto Gigante, quien cerca de las 19 recibió el ofrecimiento de transformarse en el nuevo ministro de Infraestructura. El saliente ministro, Edgardo Cenzón, había anticipado que se iba meses atrás. Ese día, Federico Salvai ya sabía que sería ungido como jefe de Gabinete. Se trata del armador político de la gobernadora, con quien trabaja desde 2008.

El supermiércoles, tras la reunión de gabinete, Vidal fue llamando uno por uno a sus ministros para ofrecerles cargos. Entre ellos, a Cristian Ritondo (Seguridad) le ofrecieron ir como ministro de Gobierno y, ante su negativa, el cargo terminó siendo para Joaquín de la Torre (Producción), peronista y exintendente de San Miguel.

Hubo muchos que se sorprendieron: De la Torre, se suponía, llegaba para sumar dirigentes. No sólo aún no sumó un solo intendente (siquiera sus amigos del Interior) sino que aún no pudo adoctrinar a la legisladora provincial, María José Tedeschi, esposa del secretario de Producción y Empleo de San Miguel, Fernando Insaurraga. Es más: en los primeros conteos para el Presupuesto 2017, la legisladora es contabilizada como parte del Frente Renovador. El Ministerio de Producción no tiene dueño aún.

Otra funcionaria con el boleto picado es Zulma Ortiz, la ministra de Salud, que firmó una resolución vinculada al aborto no punible sin siquiera avisarle a la gobernadora. Sonó para ese puesto Ismael Passaglia, peronista intendente de San Nicolás. No convenció la idea.

Pero allí no terminarán los cambios: para marzo la gobernadora cambiará a los funcionarios de Lotería, donde se regula el oscuro negocio del juego donde Daniel “El Tano” Angelici pisa fuerte. Otro organismo será el Ceamse, que se ocupa de la disposición de residuos. Exceso de peronismo porteño allí.

Cumbre con Monzó. En este marco, el jueves por la noche, Vidal invitó a su casa de la Base Aérea de Morón a cenar al titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, con quien estuvo enfrentada gran parte del año.

Entre pescado y helado, se dio un diálogo ameno: acordaron que el principal armador político de Macri entre 2011 y 2015 vuelva a desembarcar, progresivamente, en la Provincia para sumar intendentes, diputados y dirigentes. Todo por el 2017.

De la cena participaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. y su viceministro político, Sebastián García de Luca –quien afianzó su diálogo con los intendentes como interlocutor válido del ministerio–. Además. dos diputados provinciales, el peronista Marcelo Daletto y Manuel Mosca, quien siguió insistiendo con colocar a su mujer, Gladys González, como candidata el año próximo. A Vidal la custodió Salvai, estrenando su nuevo cargo.

Hablaron mucho de política, se rieron y hubo un buen clima. “Si ganamos la Provincia en 2017, tenemos para ocho años”, lanzó uno de los comensales. Curioso: la efusividad de la charla olvidó el partido Argentina-Brasil. Todo un gesto.