POLITICA

Visita a la basílica de Luján y asado al horno

Ese fue el menú elegido ayer por Daniel Scioli para compartir el almuerzo junto a su familia el día previo a la elección.

Foto:Cedoc

El asado fue al horno y hecho por Mary, su cocinera, famosa por preparar la pastafrola de membrillo que a él tanto le gusta. Ese fue el menú elegido ayer por Daniel Scioli para compartir el almuerzo junto a su familia el día previo a la elección.

Horas antes, y luego de la polémica que generaron los dichos del gurú macrista Duran Barba sobre la poca influencia del papa Francisco en los comicios, el candidato del Frente para la Victoria había decidido visitar la Basílica de Luján. Llegó junto a su mujer, Karina Rabolini, y su hija, Lorena. Mas tarde fue el almuerzo familiar que además de compartirlo con su mujer y su hija, se sumaron sus hermanos José y Nicolás, y el amigo de la familia Lautaro Mauro. “Por el bien de los más humildes ojalá que nos voten, yo los voy a defender”, fue el brindis que hizo Scioli en la mesa. A pesar de estar a pocas horas de la elección más importante de su vida, no cambió su rutina. Hubo ejercicio en la cinta y siesta incluida.

Mientras tanto, sus dirigentes pasaron el día en una quinta de Villa Elisa, La Plata. Además de monitorear la estructura que fiscalizará la elección en Buenos Aires, Capital Federal y Córdoba, jugaron al fútbol. Ganó el equipo de Alberto Pérez (jefe de Gabinete bonaerense) gracias a un gol suyo de penal. En los equipos de 7 contra 7 también estaban los funcionarios Eduardo Aparicio (Desarrollo) y Alejandro “Topo” Rodríguez (Asuntos Agrarios), entre otros.



Rosario Ayerdi