POLITICA


Ya tuvo otros problemas de salud

A menos de un mes de aumir la presidencia de la Nación, el 8 de enero, Mauricio Macri se fisuró la costilla mientras jugaba con su pequeña hija Antonia en la quinta Los Abrojos. “El  jefe de Estado perdió el equilibrio y cayó haciendo peso sobre un costado del cuerpo lo que le provocó la fisura del arco posterior de la décima costilla derecha”, informaron en esa oportunidad desde Casa Rosada. En ese momento,  Macri optó por atenderse en el Hospital Fernández.
No fue la primera vez que su cuerpo le puso un freno. El 5 de enero estaba programado un partido de fútbol en la cancha de la Quinta de Olivos pero Macri se bajó a último momento. Al día siguiente, el presidente se sometió a un chequeo médico en la Fundación Favaloro que incluyó “una serie de controles aeróbicos para evaluar su estado físico debido a la habitual actividad deportiva que realiza en su tiempo libre”.
Se sabe Macri tiene antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares por parte de su padre y hermano, según pudo saber PERFIL

Redacción de Perfil.com