POLITICA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El dirigente radical Yacobitti denunció por "cyberbullying" al periodista Alejandro Bercovich

El político demandó al periodista por "hostigarlo" en las redes sociales. Millones, denuncias cruzadas y un abogado con conflicto de intereses.

Bercovich y Yacobitti
Bercovich y Yacobitti Foto:cedoc

El jefe político de Martín Lousteau y titular de la UCR en la Capital Federal, Emiliano Yacobitti, demandó por daños y perjuicios al periodista de C5N Alejandro Bercovich por una "persecución sistemática desde las redes sociales", acusándolo de "excederse en su rol de periodista". La demanda generó fuertes críticas contra el radical por "atentar contra la libertad de expresión".

La demanda. Bercovich, en diálogo exclusivo con Perfil, ligó la demanda con la investigación periodística que encabezó y en la que vinculó a Yacobitti a una red de corrupción mediante la Universidad de Buenos Aires y el Hospital Clínicas.

"Se trata de una demanda que busca amordazarnos a todos los periodistas pero que además amenaza a cualquiera que se exprese en Twitter o en otras redes sociales. Lo que pretende Yacobitti, que es un personaje público, es presentarse como un particular que es ofendido por otro particular en Twitter. Y yo lo que hice fue vertir en Twitter el contenido de las investigaciones periodísticas que hice yo para promocionarlas. Esas investigaciones derivaron en causas judiciales", argumentó. 

Y aclaró: "También di cuenta de las denuncias que pesan contra él de toda la historia. Él pretende presentarme a mí como alguien que inventa su condición de mafioso, patotero o de multimillonario y todas esas condiciones las denunciaron mucho antes que yo cientos de otros actores políticos que lo conocen justamente porque es un personaje público, no es un particular".

Por otro lado, Bercovich resaltó que "la Comisión Interamericana de Derechos Humanos consagra para toda información vinculada con funcionarios públicos un rango distinto y el derecho de la sociedad a informarse sobre esos funcionarios".

Ante estas declaraciones, Yacobitti respondió a este medio que su denuncia no tiene que ver con la investigación periodística de Bercovich sino con acusaciones de "mafioso, golpeador, patotero", que "exceden en su rol de periodista".

"Yo estoy 100% a favor de la prensa libre, del periodismo crítico cuando lo tiene que ser. En este caso, Bercovich tiene un problema personal conmigo porque desde su Twitter se la pasa persiguiéndome, diciéndome cosas como mafioso, patotero, que lo amenazo. Cosas que ninguna es cierta. Nunca tuve un diálogo verbal directo con él. Él es militante de una agrupación de la facultad que compite con la que yo pertenecía (Franja Morada). Y el problema viene de ahí, es personal. Nada tiene que ver con la prensa. Lo que no puede pasar es que alguien desde una red social diga que otro es un mafioso, eso está mal", consideró el funcionario.

Además, agregó que "hicimos una demanda por daños y perjuicios, el abogado lo citó a una mediación que Bercovich no fue. Yo no quiero censurar lo que él pueda decir, pero no puede desde una red social decir que otro es patotero y mafioso. Todos los tuits están mencionados en la demanda. Si alguien se saca una foto conmigo el lo arroba y le dice '¿Cómo puede ser que te saques una foto con este mafioso?'. Eso no tiene nada que ver con el periodismo ni con la prensa libre".

Polémica por el abogado denunciante. Alejandro Fabio Pereyra, el letrado que redactó la demanda en representación de Yacobitti, es el director del área legal del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), lo que generó un cuestionamiento desde el Sindicato de Prensa (SIPREBA), entre otras entidades. Sin embargo, Yacobitti desligó a su abogado del asunto.

"Alejandro Pereyra es una persona que yo conozco, merece mi confianza y en el momento que inicié esta causa no era abogado del ENACOM. Me parece que no tiene nada que ver", dijo el dirigente de la UCR.

Por otro lado, Bercovich lo consideró un hecho gravísimo: "El tipo que tiene que ejecutar la política de medios y garantizar la libre expresión de los periodistas, avala un escrito donde se pretende censurar al periodista".  

¿Demanda millonaria o no? Si bien el monto actual fijado por Yacobitti y el juez es actualmente por 75 mil pesos, Bercovich denunció que inicialmente fue por "más de un millón de pesos" y que nadie le avisó que había una mediación previa.

"El monto que él reclama inicialmente es de más de un millón de pesos: hizo un cálculo de cinco pesos por cada retweet de cada tweet que yo lo mencionaba más 10 pesos por cada tweet original mío. Un monto ridículo. Está todo en la denuncia. En cuanto a la mediación nadie me notificó, suele pasar para después decir que no fue a la mediación. Después el juez le pide que cuantifique la demanda y ahí la rectifica y pone 75 mil pesos", señaló el periodista.

A lo que Yacobitti desmintió: "Bajo ningún punto de vista yo le reclamé un millón de pesos en la demanda. Es falso lo que él dice. Él desde Twitter no publica en ningún lado el monto. A mi me hubiese gustado llegar a la mediación donde esto termine. No me interesa la plata. Cuando él no va a la mediación, se inicia una medida por daños y perjuicios y hay que ponerle un valor simbólico que por supuesto ese valor lo puedo donar donde Bercovich quiera". 

Por último, Bercovich y Yacobitti coincidieron en que la plata no es lo que les importa y el periodista se animó a "candidatear" al funcionario: "Es un intento de callarme a mí, de ponerme una mordaza judicial mientras dure el juicio. A él por supuesto que no le importa la plata porque es un mega multi millonario con propiedades en Argentina y en el exterior y con una docena de autos a su disposición. Quiere imponer una mordaza judicial hasta las elecciones donde se presente Lousteau y donde probablemente se quiera también presentar él. Impone censura desde el Gobierno para que no se hable más de él", indicó Bercovich.

La investigación periodística. Es cierto que la rivalidad entre ambos viene desde su militancia política en la UBA. Ambos militaban en distintos espacios. Pero el presunto "hostigamiento", que el ex Secretario de Hacienda de la universidad pública denuncia, viene desde la investigación periodística (y luego judicial) de Bercovich, en donde se lo acusaba de armar un “conglomerado” para enriquecerse ilícitamente con fondos de la alta casa de estudios y hospitales públicos.

La investigación llevó a tres fiscales que exijan la apertura de una causa, aunque luego a mitades de este año, el juez Rodríguez sobreseyó a Yacobitti porque según contó Bercovich a Perfil, "no encontraron sobreprecios en los productos que vendían sus laboratorios al Hospital". "Pero nada dijo sobre la incompatibilidad que había en el hecho de que allegados suyos fueran dueños de los laboratorios que proveían al Clínicas. Tampoco dijo nada sobre el enriquecimiento súbito de estos 40 imputados", advirtió.

Y agregó: "Además, Casanello investiga otra causa de Yacobitti por una denuncia de Carrió por el desvío de fondos del Ministerio de Industria, que se hacía con el aval de sus funcionarios, en la época de Débora Giorgi y que además eran auditores de la UBA".

Yacobitti, en diálogo con este sitio, desmintió la causa de Carrió y destacó que fue sobreseído por la investigación de Bercovich: "Yo me presenté en la causa siempre que se me llamó y fui sobreseído. Y en la otra causa que dice Bercovich yo no estoy imputado, entiendo que se está investigando pero yo no tengo nada que ver en esa causa. Pero el periodista se puede equivocar, está en su derecho. Que se investigue todo. Mi problema con Bercovich es un hostigamiento sistemático hacia mi persona desde las redes sociales".