POLITICA MENSAJES INTERNOS


Zannini logró blindarse: Cristina ratificó a su segundo en el cargo

Luego de los rumores de la renuncia de Carlos Liuzzi que publicó ayer Clarín, la Presidenta pidió que la agencia oficial lo desmintiera.

Aliados. Liuzzi, a la izquierda, volverá a ser investigado por presunto enriquecimiento ilícito. Su Jefe, Zannini, en el foco de la tormenta.
Aliados. Liuzzi, a la izquierda, volverá a ser investigado por presunto enriquecimiento ilícito. Su Jefe, Zannini, en el foco de la tormenta.
Foto:Cedoc

Cristina Kirchner, a través de la agencia oficial Télam, confirmó ayer en su cargo a Carlos Liuzzi, el subsecretario de Legal y Técnica. Lo hizo después de que el diario Clarín publicara en su tapa la presunta renuncia del segundo de Carlos Zannini, el arquitecto legal e ideológico del kirchnerismo, hombre que cuenta con la mayor confianza de la Presidenta.

La confirmación oficial llegó después de que el matutino dejara trascender que Liuzzi, en su intimidad, reconocía que “la Presidenta no puede pagar este costo político por mi culpa”. Además de haber recibido un duro golpe esta semana, cuando la Cámara Federal decidió reabrir una investigación por su presunto enriquecimiento ilícito.

Varios funcionarios consultados desconfiaron de la versión de su renuncia. Recordaron un viejo estilo de la política: el propio Liuzzi podría haber hecho circular esa versión para que –tal como sucedió– la propia jefa de Estado ordenara ratificarlo en su cargo. Tendría una doble intención: protegió su cargo y blindó a Zannini de las crecientes críticas que suma desde La Cámpora.

Además, Liuzzi sabe que el Gobierno suele ratificar en su cargo a todos aquellos señalados por Clarín.

Con la bendición presidencial de su segundo, Zannini no sólo logró el respaldo de la jefa de Estado, también envió un filoso mensaje a todo el gabinete en medio de ciertos indicios de inestabilidad que sufre dentro del Gobierno. Varios ministros festejan que al Chino le hayan empezado a “entrar las balas”. Es decir, que también haya denuncias en su contra.

Liuzzi quedó en el centro de la polémica cuando el juez federal Norberto Oyarbide confesó que frenó el allanamiento a la financiera Propyme tras su llamado.

La versión que dio el juez fue que el segundo de Zannini lo llamó para alertarlo de que los policías le estaban pidiendo coimas a Propyme.

Según una investigación de Perfil.com, el patrimonio de Liuzzi creció 38 veces entre 2003 y 2011, desde que ingresó en la función pública. Tiene propiedades en Puerto Madero y terrenos en el interior; además, un estilo de vida lujurioso.

En el comunicado que difundió ayer Télam, el dos de Zannini aseguró: “Ante reiteradas y diversas versiones periodísticas de los últimos días sobre presuntas irregularidades en el ejercicio de mis funciones, en ningún momento presenté mi renuncia al cargo que ejerzo desde el año 2003”.

Hay que aclarar un último detalle: nadie se va del kirchnerismo presentando una renuncia. Menos el segundo del hombre más fuerte, investigado por las Justicia. La renuncia es una instancia secundaria de una decisión que toma la propia Presidenta.

“Liuzzi es Zannini. Es el hombre que habla en su nombre, que opera en la Justicia y que mueve los expedientes en la secretaría”, confirma un funcionario a PERFIL. Y agrega: “Si lo tocan a él, lo tocan al Chino”. En la misma sintonía, otros funcionarios del oficialismo dijeron que “ni por casualidad” le van a soltar la mano a Liuzzi. “Sabe demasiado”, coincidieron. Sorprende también que justo cuando se difundió la información sobre su renuncia, Liuzzi habría decidido pasar el fin de semana en un barrio cerrado en Punta del Este. Volvería el martes.

Un encumbrado diputado K sumó su visión sobre los rumores de su renuncia: “El kirchnerismo no va a entregar a Liuzzi en bandeja
a Clarín. Menos cuando está en el centro de la polémica”, reflejó.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Liuzzi
  • Zannini
  • Cristina Fernández de Kirchner
  • Oyarbide