POLITICA "MACRI CONFIDENCIAL"

Zuleta: "Si Cambiemos mantiene su estrategia, el peronismo no gana más"

El periodista lanzó su primer libro en Editorial Planeta. La construcción del espacio y lo que viene. Su forma de gobernar y su relación con la UCR.

Libro de Ignacio Zuleta
Libro de Ignacio Zuleta Foto:cedoc
El periodista y doctor en Filosofía y Letras, Ignacio Zuleta, escribe hace décadas sobre política nacional con una pluma envidiable. Con naturalidad, le muestra al lector que puede reconstruir una escena con lujos de detalles y además brindar opinión e ironía en una misma oración. 

Sin embargo, recién ahora sacó su primer libro. Tras desvincularse de Ámbito Financiero a fines de 2015, decidió que era el momento. En noviembre lanzó "Macri Confidencial" (Editorial Planeta) y por estos días lo está presentando en en Uruguay.

Lo primero que impacta es el título. Pero Zuleta aclara: "El título lo puso la editorial. No está lejos de lo que yo propuse. Fue fruto de un debate con los editores donde cruzamos ideas. Otro era 'Mundo Macri'. No me gustaba". Y luego sabe anticipar lo que el lector encontrará en el mismo: "El libro es una historia de cómo se construyó Cambiemos. No es de Macri exclusivo, no voy a su pasado remoto. Ahí explico la estrategia de construcción de Cambiemos. Y analizo las distintas percepciones de Macri desde que está en política".

Perfil.com: - ¿Con qué te encontraste?

- Noto que hubo un giro de Macri, con la comprensión de la realidad. En 2003 fue candidato y pierde con Aníbal Ibarra, en una lista que si la buscás, dice Partido Justicialista. Es decir, está la marca PJ. Esa cercanía al peronismo, define mucho su estrategia en 2003 y 2007. En 2003 eran peronistas de la Capital. El candidato del PJ en 2003 era Daniel Scioli, pero Néstor Kirchner lo pone de vice. Macri luego captura a un sector del radicalismo para gobernar la Ciudad y también al peronismo con (Cristian) Ritondo y (Diego) Santilli. Lo redobla en 2011. Además, algo no muy contado, que yo explico con detalles es que estuvo a horas de hacerse un frente Scioli, Macri, (Sergio) Massa. Ese frente de 2013. Mi hipótesis es que lo boicoteó el kirchnerismo y De La Sota. Ellos no quisieron que eso ocurriera. Luego él da un giro y repudia al peronismo. Y comienza el romance con los radicales y Elisa Carrió.

- ¿Quiénes acceden a esa mesa confidencial? ¿"Pepin" Simón? ¿José Torello? ¿Escucha, se deja convencer?

- Macri es un tipo que está en política hace 30 años. Eso de que es alguien nuevo no es cierto. El quiere un cambio en la estructura y demás. Tiene la idea de que hay que cambiar la política. Estuvo en todas las mesas, con políticos, empresarios, sindicalistas. Tiene algunas características a señalar: primero, escucha mucho. Eso lo vi cuando era jefe de Gobierno. Puede caer con una idea a una reunión y si lo convencen puede cambiar de idea y no va a llorar eso. Segundo, es audaz. Le gusta esa foto de saltar el bache. El es un niño de Barrio Parque que quiere sorprender al barrio. Por eso, personalidades como Pepín, tipos muy audaces, que no son de la política y le traen ocurrencias, le gustan. Por ejemplo, lo de la Corte, nombrar jueces por decreto. El lo hace y lo hace con éxito.

- Pero luego tuvo que dar marcha atrás.

- Está bien, pero asumieron en la Corte. Es cierto que luego tiene que negociar, pero lo logra. El éxito es que vos logras lo que querés. La tercera característica es que Macri no es el tipo que llega a la política para robar. Eso de que quiere hacer negocios, etc. No es el tipo que describe el antimacrismo de manual. Si uno entiende eso, no que lo comparta, vas a entender sus decisiones. Su pelea con el empresariado, con el sindicalismo.

- Pero tiene una pertenencia de clase.

- El no tiene un formato de clase. Es hijo de un inmigrante. Son tipos que se hicieron de abajo. No pertenece a la clase social adinerada de la Argentina. No es de las familias Patricias de la Argentina. Es lo que dicen en Roma "los hombres nuevos". Los que lo rodean, tenés tipos como Mario Quintana que es hijo de familia modestísima que hizo plata en los últimos 20 años. Patricios en el gobierno de Macri, creo que solo está Rodríguez Larreta.

- Vuelvo atrás. Recién me dijiste "Macri es un tipo que está en política hace 30 años". ¿Aprendió la lección de esos 30 años?

- Eso preguntame cuando terminé su gestión. Es muy prematuro saberlo. El tiempo dirá. Pero es el primer presidente que le toca gobernar desde la crisis de 2001 con cierta normalidad. Kirchner gobernó perdiendo la elección, a CFK la nombra el peronismo por su marido. La Argentina después del 2001 alcanza cierta normalidad.

- Hacia lo que viene. ¿Cómo observás a Cambiemos en la elección de medio término y 2019? ¿Qué estrategia tomarán de acuerdo a los resultados de 2015?

- La estrategia que se planteó fue conseguir el voto no peronista en la Argentina. El "Partido del Ballotage" se hace porque se juntan todos los que no son peronistas. Ese esquema es ganador hasta que aparezca un nuevo fenómeno. Mi percepción es que si eso se mantiene no gana el peronismo nunca más.

- ¿Y ves a los radicales en ese rol para 2019?

- Todos hablan de una supuesta pequeña participación. Pero si observás, tienen los principales ministerios. Agricultura, Comunicaciones, Defensa, Cancillería, Salud. Ahora en Economía a Nicolás Dujovne que trabajaba en el Congreso con ellos. A él lo pone Ernesto Sanz. Era su pollo. Y ahora asume un Alejandro Gallegos que lo trae Sanz para que esté debajo de Dujovne. Hay que pensar que Macri es un tipo que no tiene partido. Y los radicales son una iglesia con códigos. Se escuchan con atención. Tienen una ritualidad que a un tipo como Macri le sirve muchísimo. Puede dormir intranquilo con la mesa de los CEO´s pero puede hacerlo tranquilo con los radicales. Los radicales vienen de la B. Vienen de un lugar donde pensaban que no iban a tener más poder. Y ahora mirá, están gobernando.

- ¿Y que le queda al peronismo de cara a lo que viene?

- Hoy no tiene liderazgo. El último fue Carlos Menem. Pasó Duhalde, Kirchner, Cristina. Pero fueron parches sin autoridad partidaria. Los intendentes ni los sindicatos hacían lo que Cristina quería. Para un radicalismo sin Alfonsín ni un peronismo sin conductor, es esperable la fragmentacion de los liderazgos. Al radicalismo este problema se lo resolvió la alianza con Macri. Encontraron ser parte de un proyecto ganador. En el peronismo lo van a seguir sufriendo hasta que aparezca un liderazgo. Si eso no aparece van a seguir perdiendo poder. Este es un peronsimno que no reconoce a ningún líder. Los más "encantadores", los gobernadores, no se quieren sacar una foto.

- Bueno, pero la elección de medio termino ordenará eso.

- Va a ordenar los distritos. Hay 24 elecciones. Pero ¿dónde está el Cafiero de este proceso? Cuando perdió en el '83, armó un nuevo peronismo. Si no hay un cataclismo, se le va a complicar.