PROTAGONISTAS TENIA 66 AÑOS

Adiós a José Wilker, el ‘Vadinho’ de ‘Doña Flor y sus dos maridos’

Falleció ayer por causas naturales en su casa de Río de Janeiro. Se hizo famoso como el segundo “esposo” del recordado film.

Foto:Cedoc

Fue uno de los actores más respetados de las telenovelas brasileñas. Ayer, a los 66 años, en su casa de Río de Janeiro falleció José Wilker, conocido principalmente por su papel del film Doña Flor y sus dos maridos. Según los primeros informes sobre su muerte, habría sufrido una falla cardíaca.

Wilker es recordado por su papel de Vadinho en la película Doña Flor y sus dos maridos, estrenada en 1976. El recordado film cuenta la historia de Doña Flor, una directora de una prestigiosa escuela de cocina de Bahía que se casó dos veces: la primera con Vadinho, un juerguista impenitente conocido en todos los bares y burdeles de la ciudad. Wilker interpretaba a un excepcional e insaciable amante que finalmente muere, a causa de sus excesos. Es así como su esposa se casa luego con Teodoro, un hombre con perfil totalmente contrario: un farmacéutico de cuarenta años. La historia cuenta que, en la segunda boda, el espíritu del encantador Vadinho reaparece con la misma fogosidad sexual de antaño. Doña Flor se ve ante la disyuntiva de elegir entre rechazar los apetitos de su primer marido y mantenerse fiel al segundo. Así, optará por la segunda opción, que le proporciona la formalidad de Teodoro y el goce de Vadinho.

Carrera. Wilker también es recordado por la reciente remake de Gabriela que emitió la señal ATV, donde interpretó al coronel Jesuino. La historia estaba basada en el libro Gabriela Cravo e Canela, de Jorge Amado. También colaboró en telenovelas como Señora del destino (2004), Suave veneno (1999) y La próxima víctima (1995). El también crítico de cine tuvo su última participación en una telenovela en 2013, llamada Amor à vida, de Walcyr Carrasco, en la que interpretó al médico Herbert.
 

Walker comenzó su carrera artística como miembro del Movimiento Popular de Cultura del Partido Comunista de Recife, en el estado de Pernambuco, donde dirigió espectáculos y realizó documentales sobre cultura popular. El actor adquirió también gran caudal de fama en el culebrón Roque Santeiro (1985).

Ayer, la propia presidenta brasileña, Dilma Rousseff, lamentó su muerte. “Actor, crítico de cine y ejemplo de dedicación al arte, José Wilker nos deleitó con interpretaciones que se volvieron íconos del cine y de la televisión”, resaltó la jefa de Estado a través de su cuenta en Twitter.



Agustín Gallardo