PROTAGONISTAS

Beckham, en Filipinas como embajador de Unicef

“Quiero mostrarle a las personas de todo el mundo cómo sus donaciones fueron de gran ayuda”, dijo el ex fubtolista durante su visita al país que en 2013 fue azotado por un tifón único en su historia. Jugó al fútbol y firmó autógrafos.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Más disponible después de su retiro profesional y quizá movido por una necesidad de devolver al mundo tanta buena fortuna, el ex goleador del Manchester profundiza su camino en la filantropía.
El último movimiento en lo solidario lo hizo ayer, cuando estuvo en Filipinas junto a cientos de niños víctimas del desastre natural ocurrido en noviembre del año pasado cuando el tifón Haiyan arrasó las islas asiáticas y se convirtió en el más mortífero en la historia del país: dejó un saldo de más de seis mil muertos.

Allí, por pedido especial, quiso ir David Beckham a dar una mano.  “Fui afortunado en visitar Tacloban –la ciudad más golpeada por el tifón– y ver cómo la gente sigue llena de ganas a pesar de la desvastación que tantos sufrieron. Cerca de seis millones de niños fueron afectados y muchos de ellos perdieron a sus seres queridos”, comentó el famoso ex jugador luego de la visita.

El inglés fue nombrado embajador de la Unicef en 2005, y desde entonces comparte el cargo con estrellas como Lionel Messi, Mia Farrow, Shakira o Ricky Martin.

Luego de la tragedia, la reconocida organización desplegó un operativo de ayuda que lógicamente sigue hasta ahora y seguirá por un tiempo. Por las enormes carpas que Unicef instaló a modo de hospitales, escuelas y casas provisorias, estuvo el glamoroso Beckham, muy relajado y visiblemente feliz. Durante la visita –su segunda, ya había estado en Filipinas en 2011– vacunó bebés contra enfermedades tan cruentas como es la poliomelitis, jugó al fútbol con los chicos, se sacó fotos y firmó autógrafos. El marido de la ex Spice Girl Victoria Adams, desplegó todo su carisma y se salió de lo estrictamente programado; charló con las familias, divirtió a los más pequeños con un show títeres improvisado y hasta tuvo un momento para el bricolage cuando armó, junto a los nenes, tarjetas de San Valentín, a propósito de la fecha.

“Ver cómo se les da a los chicos un sentido de la normalidad en medio de los escombros que aún existen fue increíble. Quiero mostrarles a las personas de todo el mundo cómo sus donaciones han sido de gran ayuda para estos niños y sus familias, y lo agradecidos que están ellos por haberlas recibido”, destacó el futbolista, que el año pasado recibió un premio por su actividada solidaria, después de donar seis meses de su sueldo en el París Saint Germain, a dos instituciones de salud, que se repartieron alrededor de 800 mil euros.



M.A.