PROTAGONISTAS SINCRONIA MEDIATICA

Berger muestra su embarazo y Scioli reactiva su campaña

Ayer al mediodía la modelo salió a almorzar a Las Cañitas con su madre. Mientras, el político hacía una recorrida por San Martín.

Gisela Berger
Gisela Berger Foto:Movilpress

Lejos del ostracismo político, él volvió a activar la agenda que había suspendido a raíz del escándalo que le siguió al anuncio de su paternidad. Y a su recorrida por Exaltación de la Cruz le sumó la de San Martín que había cancelado, ignorando a todos aquellos que, tanto por dentro como por fuera del peronismo, lo declaraban como un “muerto político” de cara a las legislativas de octubre. Y casi al mismo tiempo, ella se dejó ver en las calles de Las Cañitas con su incipiente pancita de embarazada. Como si de casualidades se tratara casi a la misma tanto Daniel Scioli como Gisela Berger reaparecieron en la escena pública.

Mientras ayer él hacía campaña, ella visiblemente angustiada y sin querer hablar, pero ya no encerrada sin mostrarse, salió a almorzar a un restaurante Tea Connection, un lugar algo expuesto, junto a su mamá quien llegó hace una semana desde Córdoba. Ambas salieron del departamento de la joven alrededor de las dos de la tarde en el coqueto auto italiano de la modelo. El almuerzo les llevó unas dos horas, se sentaron detrás de una columna para evitar las fotos y a la salida caminaron sin prisa, pero sin pausa, hacia el garage donde había dejado el auto Gisela. Ella eligió un look particular para su salida en un día fresco: jogging y un top que dejaba a la vista su incipiente  pancita que acarició repetidas veces.

Abordada por los periodistas, quien había arreglado para estar en el programa de Mirtha Legrand el domingo pasado y finalmente no asistió, no quiso hablar y sólo deslizó algunas frases en las que insistió con su postura inicial. “Estoy mal, angustiada, no puedo explicar mucho más de todo lo que ya dije”, lanzó. Acto seguido, fundamentó su aparición: “Yo soy una persona como todo el mundo y tengo que seguir con mi vida. No tengo gente que me haga las cosas, empleados, así es que si necesito algo, salir a comprar la comida o lo que sea, tengo que salir a hacerlo”, sumó. Y siguió con su descargo: “Tengo que seguir con mi vida y mis cosas, en algún momento todo esto se va a calmar, pero hay que pasar el mal momento, y el mío es éste, tengo que pasarlo”.

Ante la consulta de si estaba en comunicación con el ex gobernador y futuro padre de su hijo, Gisela fue tajante: “Ahora no estoy en contacto con Scioli”. La joven estaba en pareja con Scioli desde 2015 pero su romance salió a la luz, sin, lógicamente, bombos ni platillos, luego de la derrota electoral. Pero la semana pasada, ella rompió con el bajo perfil y avisó a varios medios, incluida esta publicación que Scioli le había sido infiel con Sofía Clerici. Enseguida, el ex gobernador reveló que iba a ser padre. Indignada, Berger, reaccionó  contando que él le había pedido un aborto. “Bebé muerto”, fue su frase.