PROTAGONISTAS VICTORIOSA

Carlota Casiraghi fue la estrella del concurso hípico de Montecarlo

Luego de seis meses, la hija de la princesa de Mónaco retomó su pasión por la equitación, ganó y sorprendió a todos con su figura.

Foto:AFP

Pese a que la maternidad la tuvo apartada de las pistas por un largo tiempo,  ya que eligió ocuparse por completo del cuidado de su hijo Raphael, Carlota Casiraghi volvió esta semana a darle rienda suelta a unas de sus grandes pasiones: la equitación. Y tuvo un gran regreso:  su pareja y padre de su hijo, el cómico Gad Elmaleh, la acompañó y recibió el premio de manos de su madre.

De a poco Carlota fue retomando sus actividades. No sólo las profesionales, sino también aquellas relacionadas con el ocio. Primero comenzó a participar nuevamente de las actividades de gala del principado. De hecho, hace unas semanas acudió a la inauguración oficial del nuevo Club Náutico junto a su pareja y posó con toda la familia. También retomó sus salidas ligadas a su trabajo como imagen de Gucci, hace poco se lució en una fiesta, y como nuevo rostro de su línea de cosméticos.  Y tras bautizar el domingo pasado a su hijo, a seis meses de su nacimiento,  en el Palacio y en presencia de todos los miembros de la realeza y algunos familiares de su pareja y padre del niño, el cómico Gad Elmaleh, “la amazona más bella de Mónaco”, como la suelen llamar, volvió al hipódromo para competir en su torneo favorito, el Concurso Internacional de Saltos de Montecarlo. Y como era de esperar, dejó nuevamente boquiabiertos a todos los presentes por su belleza y espléndida figura a tan pocos meses de su maternidad. La hija de la princesa de Mónaco lució una figura esbelta y delgada.

No fue sola, esta vez la acompañó su pareja –aunque no se lo pudo fotografiar en el recinto–, dejando en evidencia una vez más el buen estado de su relación y lo bien que se integró a la familia. Además, el segundo día del Concurso Internacional de Saltos de Montecarlo dio una imagen irrepetible: la princesa  Carolina de Mónaco entregando un premio a su hija luego de que esta consiguiera la victoria. Un orgullo para su madre, que le inculcó la pasión por lo ecuestre a Carlota, que sigue encabezando el top de las herederas en el circuito internacional de saltos, donde también ocupan lugares destacados sus amigas Atina Onassis, nieta y heredera del legendario naviero griego, Aristóteles Onassis, y Marta Ortega, hija y heredera de Amancio Ortega, dueño de Inditex y uno de los hombres más ricos del mundo.

Así, entre familia y dando rienda suelta a sus pasiones, Carlota brilló tanto dentro como fuera de las pistas. Y ahora, seguramente, se prepara para sus vacaciones de verano por el Mediterráneo. Como todos los veranos, a  bordo del yate familiar, El Pacha, el palacio flotante de la princesa Carolina que suele albergar a los Casiraghi-Grimaldi y que este año contará con dos pequeños pasajeros más, Sasha –de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo– y Raphael, los nietos de la princesa. Y el año que viene se sumará el de Alberto y Charlene.



Julieta Mondet