PROTAGONISTAS UNA NOVELA INTERMINABLE

Caso Maradona: los posibles finales para su ex esposa

Diego le exigió a Claudia Villafañe la devolución de todo lo exigido en 72 horas. Dos abogados analizan desenlaces si la situación empeora.

Foto:Dyn

“Ella fuma bajo el agua”, dicen quienes la conocen. Sin embargo, esta vez Claudia Villafañe se llamó al silencio luego de que Diego Maradona la acusara de “ladrona”: específicamente, de haberle sacado 80 millones de pesos. Y esto se convirtió en un reality televisivo que incluyó una reunión privada que, dicen, terminó en malos términos. Le siguió una mediación y ayer, una intimación pública de Maradona a su ex para que le devuelva lo reclamado en 72 horas. Al cierre de esta nota, ni Matías Morla, abogado del ex DT, ni Fernando Burlando, el abogado de Claudia, habían dado el detalle concreto de lo que la acusación comprende.

PERFIL consultó a especialistas sobre desenlaces posibles de esta contienda familiar. En el plano penal, de comprobarse la acusación, a Claudia podría aplicársele la figura de administración fraudulenta o bien la de asociación ilícita, explicó el abogado penalista Julio Torrada, presidente del Instituto Wanda Taddei.

Los supuestos delitos se podrían haber configurado cuando Claudia y sus hijas, Dalma y Gianinna, tenían un poder general de administración y posesión de bienes de Maradona. “Entonces, ellas podían disponer del dinero y los bienes; podían comprar, vender y llevar a cabo todos los actos civiles de una persona, como por ejemplo, crear una sociedad que lo involucrara. Incluso bajo desconocimiento de Maradona. Luego él les revoca el poder, pide una auditoría y les exige una rendición de cuentas. Si la explicación y la documentación dadas por Claudia no lo satisfacen, él puede actuar con una demanda judicial por administración fraudulenta, con ocho años de cárcel, y asociación ilícita, hasta 15. Además, le puede hacer una demanda civil para recuperar el dinero”, dice Torrada.

Por otro lado, aclaró, “el dinero que reclama Maradona no está declarado ante el fisco. Si lo estuviera, deberían haber tributado y eso no sucedió. Y ahora ambos tienen una investigación de la AFIP de oficio por esta situación. De modo tal que podría suceder que la denuncia no pase de la mediación”.

Otro escenario. En el plano civil, “si los actos fueron concretados durante el matrimonio no hay delito”, explica Eduardo Sande, abogado especialista en familia, quien además estuvo a cargo del divorcio de la pareja en 2003. Aunque aclara que puede haber “fraude entre cónyuges. Esto se explica, por ejemplo, si ella compró o vendió alguna propiedad diciendo que era soltera cuando era casada, sin ponerlo en conocimiento a él. Entonces, se hace un reclamo ante el juez que los divorció y se pide que esos inmuebles ingresen a la sociedad conyugal para ser liquidados. Pero no hay delito, es una acción civil que se puede reclamar hasta dos años posteriores al
divorcio”.

Maradona y Claudia firmaron su divorcio en 2003 y de mutuo acuerdo no hubo una liquidación de los bienes conyugales. Fue recién hace dos o tres años que firmaron un convenio privado en el que ellos se daban carta de pago recíproco por las obligaciones que pudiesen tener. Esta es información que el abogado de Maradona, Matías Morla, desconocía y de la que se anotició en una reunión previa a la mediación de esta semana. “Si lo que le reclama Maradona está comprendido en ese período, hasta 2011 supuestamente, ya está resarcido. En cambio, si se comprueba que Claudia como apoderada de él se quedó con plata o bienes, tendrá que rendir cuentas”, dice Sande en consonancia con Torrada.



Julieta Mondet