PROTAGONISTAS VIDEOS FULL TIME


Chiro Escalante, “la sombra” que Macri elige para Snapchat

Tiene 30 años, estudió dirección de cine y conoce como pocos la intimidad del Presidente. Con un celular lo sigue de cerca adonde vaya y capta las imágenes que subirá editadas a las redes sociales.

En acción. Chiro (círculo) filma el brindis de Macri con su par mexicano Enrique Peña Nieto en el Museo del Bicentenario, en julio de este año.
En acción. Chiro (círculo) filma el brindis de Macri con su par mexicano Enrique Peña Nieto en el Museo del Bicentenario, en julio de este año.
Foto:Presidencia

Pasar desapercibido, que nadie note su presencia. El mérito de Isidro Escalante reside en ser invisible. Adonde sea que Mauricio Macri vaya, él está ahí, siguiéndolo atento con su teléfono celular, “dirigiendo” nuevas crónicas en tiempo real, ese contenido sensible de comunicación que tanto le importa al Gobierno: las redes sociales. Ya sea en la inauguración de una ruta o un hospital, a bordo de un avión rumbo a alguna parte del mundo, Chiro –como le dicen–, es la sombra 2.0 del Presidente.

“Es una actividad full time pero no tengo horarios fijos. Depende de su agenda y de lo que él haga”, cuenta a PERFIL este joven de 30 años, encargado de hacer los videos de Snapchat que tanto fascinan a Macri, como así también generar parte del material que irá a las respectivas cuentas de Instagram y Facebook.

Como Neo el personaje central de la película Matrix, Chiro es “el elegido” de Cambiemos para mostrar la intimidad de lo que está pasando alrededor de la figura presidencial, ese recorte simpático donde también pueden aparecer ministros, funcionarios y hasta personajes del espectáculo. Por eso –lo sabe–, no puede filtrar nada del universo íntimo donde él nada como pez en el agua.

No es para menos: ya sea en Olivos o en Casa de Gobierno, suele pasar más horas con Macri que los ministros más cercanos. “Al estar ahí, accedo a la intimidad”, reconoce escueto este joven de andar desgarbado y aspecto nerd.

Maquinaria. Chiro es una parte del engranaje de un total de 68 personas que están abocadas a la cuentas institucionales del Gobierno, dirigidas por Guillermo Riera. Escalante comenzó a trabajar en el sector de Comunicación de Cambiemos durante la campaña. Su primera misión fue recorrer el país, produciendo los encuentros que Macri hacía con la gente común. “Viajaba unos días antes a conocer a las personas. Ponele, íbamos a Tucumán, y nos metíamos en la casa de cada uno. Luego venía Macri y filmábamos los encuentros. Ahí fui conociendo el lado humano de Macri, fue una linda experiencia”, cuenta el joven quien poco a poco se fue ganando la confianza del mandatario. “Macri es una persona normal, como se la ve. Me llevo bien, aunque ahora es una mezcla rara de trato informal donde a su vez tengo que tratarlo de ‘Presidente’,” suelta entre risas.

La red social Snapchat, una herramienta para subir videos que duran sólo 24 horas, es donde Macri se siente más cómodo. Ahí está siempre Chiro para transmitir en vivo o, muchas veces, para pasarle el celular a la gente que quiere filmarse a sí misma con el mandatario. La idea es que ese contenido sea realista, como es la línea que maneja el Presidente; ese es el pedido que le hacen a Chiro desde Gobierno.

Viajero. Amante de los viajes, en 2010 Isidro hizo uno por Latinoamérica: recorrió Bolivia, Perú y Ecuador. Lo realizó de mochilero, despertando un espíritu aventurero. Eran tiempos donde aún no sabía bien qué quería hacer de su vida. Ya en ese entonces, tenía una fuerte conducta espiritual, algo que profesa al día de hoy. “Creo que cada uno genera su propia realidad. El mío es un camino relajado pero certero. Voy a experimentar los conocimientos teóricos en carne propia, para poder crecer y a la vuelta hacer películas maravillosas. Si es que vuelvo…”, decía el joven al presentar su perfil en una página de intercambio de alojamiento para viajeros.

Isidro finalmente volvió: estudió dirección de cine y, luego de trabajar en varias producciones en forma free lance, y de grabar algunos cortos y videos caseros en su cuenta de YouTube, comenzó este camino cercano al poder que lo alterna con un nuevo norte: la carrera de psicología. “Arranqué hace cuatro años pero tuve que dejarla cuando empezó la campaña presidencial. Me queda un año y medio, quiero recibirme”, suelta seguro en su charla con PERFIL. Así transcurre su vida, entre apuntes de psicología, recorridos junto al Presidente y la misión de pasar  lo más inadvertido posible.

La obsesión de las redes. A comienzos de año, la consultora Burson-Marsteller, hizo un estudio que arrojó un dato revelador: Macri era, con apenas un mes de gobierno, el presidente del mundo con mayor uso de Facebook. Era sólo el comienzo de una estrategia de comunicación que luego se aceitó en Instagram, Twitter y que, ahora, tiene su último correlato en Snapchat. Sin ir más lejos, Hace unos meses Macri lo utilizó para suavizar la pelea con Tinelli, cuando  difundió un video donde se intercambiaron las caras. “Este gobierno es producto en gran medida de las redes sociales”, afirmó la semana pasada el propio Macri en una entrevista que se trasmitió por Facebook. Uno de los caballitos de batalla que tiene el Presidente es Antonia, la hija que tuvo con Juliana Awada. La pequeña suele ser protagonista de varias instantáneas que reproduce el matrimonio presidencial a la hora de mostrar una “vida familiar normal”.