PROTAGONISTAS EL ARTISTA Y LA POLEMICA

Cordera: nuevo show en Capital y mujeres arriba del escenario

Un grupo de fans subió a tocarlo como parte del ritual. En su último disco hay una canción que se llama Muero por esa nena.

Ritmo. Cordera en acción en La Trastienda, rodeado de sus fans.
Ritmo. Cordera en acción en La Trastienda, rodeado de sus fans. Foto:captura de pantalla

“Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente”. Las palabras de Gustavo Cordera, ésas que despotricó hace nueve meses frente a un grupo de estudiantes de periodismo, aún resuenan dentro y fuera del ambiente del rock. Cordera recibió desde entonces, denuncias del Inadi y tuvo que alejarse de los escenarios por un tiempo. Sin embargo, esta semana, el cantante volvió al ruedo y brindó dos shows en Capital, donde se esperaba que un grupo de mujeres realizara un escrache.

Finalmente, el hecho no ocurrió. Aunque Cordera dejó más tela para cortar cuando decidió hacer subir a un grupo de mujeres arriba del escenario para que bailen con él. “No es algo nuevo, cada vez que toca La bomba loca, sube un grupo de mujeres. Lo que pasó es que los canales de TV se quedaron sin la noticia del escrache e inventaron eso”, analizó ayer a PERFIL una persona ligada al entorno del ex Bersuit Bergarabat. Lo cierto es que Cordera cantó la canción mientras un grupo de chicas bailaba alrededor de él y lo tocaban.

Pero aquí no termina todo. Esta semana, Cordera presentó su nuevo álbum, Tecnoanimal, que incluye una canción que se llama, Muero por esa nena, un título quizá poco apropiado después de su dicho sobre las mujeres y el sexo. “Es una canción que habla sobre un travesti –indicó la misma fuente–. Fue un tema que se charló si incluirlo o no en el disco. Finalmente, el que decide siempre es Cordera. Desde que el músico dijo lo que dijo, tocó una sola vez en vivo en Río Cuarto en diciembre pasado. Después brindó hace unos meses un show en Uruguay. “Quedé muy conmovido, fundamentalmente porque no recibí el beneficio de la duda. Y eso fue muy doloroso, porque sentí una gran desilusión luego de haber trabajado durante treinta años por muchas organizaciones”, explicó al diario uruguayo El País.

“Fue una noche inolvidable –dijo el jueves al final del show–. Gracias a La Trastienda por su valentía, gracias a ustedes por aguantar los trapos en estos nueve meses. Acá estoy para poner el pecho. Estamos vivos de vuelta”.