PROTAGONISTAS CARLOS GÓMEZ

“Cristina no saludó al irse” dice el mozo histórico de la Casa Rosada

Atiende a los presidentes hace 45 años. Rescata la educación de Macri y la bondad de Menem. “Hace cuatro años que no nos reponían los uniformes”, dice.

Foto:Presidencia

Es un hombre de llanto fácil. El 29 de octubre de 2010 a Carlos Gómez le fue imposible no emocionarse cuando ingresó al Salón de los Patriotas, en Casa de Gobierno, para despedir los restos de Néstor Kirchner. Los camarógrafos captaron enseguida aquella imagen, pero no llegaron a tomar el audio que lo hizo quebrarse. “Gómez, gracias por la atención que tuviste con mi viejo”, le dijo Máximo Kirchner, poniéndole una mano sobre el hombro.

Anécdotas como éstas se cuentan por miles en la vida de este hombre que lleva 45 años trabajando en la Rosada desde que entró en 1970 cuando Argentina era otra y el presidente se llamaba Alejandro A. Lanusse. A sus 77 años, con su uniforme impecable y bandeja en mano, va y viene por las galerías del Patio de las Palmeras. Lo hace con la vitalidad de siempre, la misma que una vez le hizo notar Isabelita cuando regresó a esta casa para saludar a Raúl Alfonsín. “¡Gómez, usted nunca envejece!”, le dijo en esa oportunidad quien fuera la última mandataria antes del golpe militar de 1976.

Por estos días comenzó a cruzarse con los funcionarios de la nueva administración. Gómez entra y sale de despachos donde ellos recién se están acomodando. Es una escena que vivió incontadas veces. “Si Gómez hablara...”, repiten por allí muchos y él hace lo mismo de siempre: regala una sonrisa a cambio de contar algún detalle que pueda haber escuchado puertas adentro. “No me gusta ponerme en cartel de nadie”, dice Gómez, quien confiesa no estar interesado en la política, pero que si tiene que elegir un partido, ese es el peronismo. “El peronismo de Perón”, aclara enseguida.

El gobierno de Macri rompió con casi veinte años desde que un presidente no se presentaba para saludar a los empleados de la Rosada. “Desde la época de Menem creo que no hubo uno que hiciera eso”, dice. “Lo único que faltó, como hizo hace muchos años atrás Perón, es alguna botellita de champagne o vino. Ahí estaba completo” (ríe).

—¿Qué diferencias encuentra con respecto a la anterior gestión?
—Principalmente la educación. Porque un presidente que se presenta así, que presenta a los empleados, que reconoce los años que tenemos de servicio, eso lo hicieron pocas personas. El trato es distinto. La gente de la presidencia anterior no fue capaz de saludar a los empleados. La propia Cristina no saludó a nadie. Uno se queda con esa angustia.

—¿Cómo era el trato con ella?
—Distante. Era una mujer con mucho carácter, bastante brava.

—Dijeron que tenía prohibido que se la mirara a los ojos, ¿es cierto?
—Eso no sé, nosotros íbamos, saludábamos con un: “Buen día Presidenta”. Ella contestaba y luego nos retirábamos. Nada más. No había una cosa de que te quedabas charlando o escuchando. Servíamos y nos retirábamos.

—También dijeron que no tenían sal en los saleros y que no les reponían los uniformes desde hace años.
—Lo de los saleros es mentira. Los uniformes es cierto, los tuvimos que comprar nosotros. Hace como cuatro años que nos decían que estaban pedidos en el presupuesto. Tuvimos que comprar nosotros las chaquetitas, las camisas, los zapatos.

—¿Y con Néstor cómo era?
—Era distinto, hablamos de fútbol. Mi hermano fue campeón del mundo con Racing y él siempre me hacía acordar que lo vio jugar. Era muy amable, siempre pedía una lágrima.

—¿Cristina qué tomaba?
—Ultimamente un té especial que le había dado su médico.

—¿Carlos Menem?
—Comía con nosotros en el office presidencial, de parado. Le gustaba el asado, le traían a veces empanadas árabes. Lo considero un fenómeno, hacía chistes, trataba muy bien a todo el personal. Hacía lo mismo que hace ahora Macri, hablaba con todos, pedía opiniones. Era bondadoso.

—¿Y Macri qué consume?
—Es muy sencillo, una ensaladita. Toma té Green Hills.

—¿De Raúl Alfonsín qué recuerda?
—Un personaje bárbaro. “¿Dónde hay un mango, viejo Gómez?”, me decía, como el tango. Tanto a él como a Menem tuve oportunidad de conocerlos más íntimamente. Fui valet de ambos y viajé por el mundo con ellos. Menem era el más coqueto. Tenía toda la ropa de primera marca. En los viajes donde a veces estábamos en dos o tres países, le llevábamos siempre varios juegos de ropa y de temporadas diferentes, por si el clima no era el que se preveía.

—¿Es cierto que jugaba al golf con Menem?
—Sí, cuando se enteró que yo sabía jugar (N. de la R.: Gómez es profesor de golf) un día vino y me dijo: “Tocayo, ¿así que juega al golf? Necesito que haga de pareja mía este jueves. Y me invitó a jugar a la Quinta de Olivos. De ahí en más jugué muchas veces, incluso estando de viaje.

—¿Y De la Rúa...?
—Al comienzo era muy distante. Si veía más de cuatro mozos juntos, le pedía a su secretaria privada que los retire del lugar. Después cambió.

—¿Qué fue lo más emotivo que le tocó vivir?
—Estar cerca de Perón los últimos tres meses de su vida. Me mandaron a atenderlo a Olivos (se emociona).

—¿La época más difícil?
—Durante la guerra de Malvinas estuvimos 15 días aquí, nos trajimos colchones para dormir. Galtieri comía mucho y tarde: pedía pizza y tomaba whisky.

—Imagino que debe saber cosas que no cuenta...
—Ver, oír y callar… Eso hago.



Agustin Gallardo