PROTAGONISTAS

Cuando tres son multitud

Falta de código. Eso es lo que señalan quienes creen que Mauro Icardi no debería haberse fijado en la mujer de un colega. El jugador del Inter y Maxi López se habían mostrado juntos en momentos de ocio en el verano europeo, con Wanda Nara incluso. Los tres compartieron paseos en el Adriático y posaron juntos para fotos que luego ella subía a su cuenta de Twitter. Saber si ya en ese momento las hormonas habían activado la atracción sexual entre el jugador de 22 años y la mediática de 27 es una incógnita sin solución. Hoy la única realidad es que, habiendo acordado la separación de hecho con Maxi, ella –quizá motivada por la venganza ante las supuestas infidelidades de su ex– escribe a diario en su Twitter mensajes de amor eterno a Icardi e incluso ya se tatuó su nombre en el cuerpo.



Redacción de Perfil.com