PROTAGONISTAS EL POLITICO CAMBIO PUNTA DEL ESTE POR LA PATAGONIA

Cumelen, el paraíso de Macri para descansar en las fiestas

Ayer, en familia, comenzó las vacaciones en ese country de Villa La Angostura. Voló en el Tango 10 a Bariloche y luego en helicóptero.

Foto:Cedoc

Luego de dos primeras semanas intensas como presidente, Mauricio Macri hizo las valijas y se tomó unos días de vacaciones para pasar las fiestas. Junto a su mujer, Juliana Awada, y su hija, Antonia, el mandatario llegó ayer a Villa La Angostura. Arribó al mediodía a bordo de un helicóptero blanco procedente del aeropuerto internacional de Bariloche, donde había llegado minutos antes en el Tango 10. Según trascendió, Macri permanecerá descansando hasta el 2 de enero, aunque podría incluso quedarse unos días más.

El lugar elegido es el Complejo Cumelén. Se trata de un country privado con seguridad las 24 horas, que se encuentra a tres kilómetros de Villa La Angostura. El barrio cuenta con canchas de tenis y paddle. Posee  un campo de golf de nueve hoyos, muelle propio, cancha de tenis y más de 30 hectáreas de bosques de araucarias y arrayanes.

El barrio fue diseñado por el arquitecto argentino Fernando Bustillo en 1933 y está emplazado junto a la Bahía del mismo nombre. La  ambientación de las casas es de características regionales, con materiales como madera, piedra y techos con tejas de alerce

Hospedaje. Según testigos, el helicóptero inició su descenso en el campo de golf de Cumelen. En ese momento, agentes de seguridad salieron de sus escondites y se dirigieron hacia la nave. Acto seguido, una camioneta de las fuerzas federales lo pasó a buscar para llevarlo al lugar de hospedaje.

Según trascendió, Macri pidió que el operativo de seguridad sea lo más discreto posible. Sin embargo, las patrullas de policías se han extendido por fuera del barrio y todo el centro de la villa, y llegan hasta la zona de Las Balsas, donde se encuentra la casa del empresario Eduardo Cohen, amigo de Macri, otro de los posibles anfitriones de Macri en esta visita.

La última vez que Macri había estado en Villa La Angostura fue luego de la primera vuelta presidencial. De ahí hacia atrás, estuvo en varias oportunidades con su mujer, en calidad de jefe de Gobierno de la ciudad. Para Awada, éste es un lugar que le sienta y conoce bien, sobre todo el barrio Cumelen, que lo frecuenta desde hace varios años cuando estaba en pareja con el conde belga, Bruno Laurent Barbier, padre de su hija mayor, Valentina. Algunas versiones decían incluso que la primera dama habría comprado recientemente una propiedad en este lugar.

Sin embargo la casa donde los Macri se habrían alojado es propiedad del abogado consultor Jaime Fernández Medero. Se trata de un chalet de dos plantas, que cuenta con una pileta, un quincho, parrilla ventanales, servicio de televisión satelital y un jardín con vista a las montañas. En este lapso de descanso, se prevé que Macri visite el lunes o martes la ciudad de Cipolletti, en la que se encontrará con productores de Río Negro y Neuquén. Es probable que también recorra otras localidades cordilleranas, como San Martín de los Andes y Bariloche.
    
Visitantes. Son varios los famosos que tiene propiedades o alquilan alguna casa en este complejo. Este es el caso de Máxima Zorreguieta, quien suele alquilar la propiedad de Carlos Miguens, ex CEO de Quilmes. La familia real adora tanto este lugar que hace unos años compraron incluso dos lotes. La familia Mitre e Ignacio Blaquier, son otros de los que suelen pasar días en Cumelen. Nicolás Caputo, íntimo amigo de Macri, es uno de los nuevos residentes. Según reveló la revista Noticias, es dueño de un chalet frente al lago. Caputo compró hace unos años la casa de Juan Badessich, el fallecido suegro de Gianfranco Macri.

Imágenes navideñas, luego relax

Estas son fechas de ciertas tradiciones para Macri. Desde que Punta del Este dejó de ser el refugio ineludible cada diciembre y enero, es el sur patagónico el espacio geográfico elegido para descansar. Pero previa a su partida hay otra rutina que cada 24 de diciembre se propuso cumplir al poco tiempo de que fuera consagrado jefe de Gobierno porteño y es visitar Los Piletones, el comedor que Margarita Barrientos tiene en Villa Soldati y en el que atiende a diario a casi mil niños y quinientos adultos. Y para seguir con esa tradición, el miércoles estuvo allí con Juliana Awada y Antonia.  Además de reunirse con Barrientos y recorrer el comedor, ante los medios presentes expresó conceptos que tiene ya incorporados cuando se le pide hablar sobre el país y son “tranquilidad y unidad”. También antes de iniciar el descanso, un Papá Noel “verdadero” se exhibió en Olivos para delicia de Antonia Macri.

Los “refugios” de los presidentes

Un lugar en el mundo. “Su” lugar en el mundo. Y dentro del mapa argentino. Todos los presidentes, ya sea para descansar o pasar las fiestas de fin de año, han elegido distintas latitudes para alejarse por un momento de la urbe y el trabajo, y conectarse con sus familias y la naturaleza. Así como Mauricio Macri viene eligiendo Villa La Angostura, en su caso, el barrio privado Cumelen, Carlos Menem supo delimitar ese territorio de placer en Anillaco, La Rioja. Allí, construyó La Rosadita, una fortaleza, y también una pista de aterrizaje para evitar el aeropuerto provincial.

Raúl Alfonsín tuvo su epicentro de descanso en su Chascomús natal, el lugar al que siempre volvía para encontrar un poco de paz. Fernando de la Rúa, optó, al igual que Macri, por Villa La Angostura. Sus hijos, Aíto y Antonio, al igual que varios ministros de la Alianza, fueron asiduos visitantes de esta bella zona del sur de Argentina.

Cristina y Néstor Kirchner optaron siempre por descansar en el El Calafate, cerca de los glaciares.



Agustín Gallardo