PROTAGONISTAS DESTINO VIP PATAGONICO

Cumelen, el paraíso que hicieron famoso Máxima y Macri

Una reina y un presidente pusieron en primer plano este barrio privado de Villa La Angostura que llevó a empresarios y millonarios a construir sus “refugios” o a alquilar uno por su bucólico paisaje y privacidad. 

Foto:Cedoc Perfil

Junto a la desembocadura del río Bonito en Villa La Angostura y rodeado de un entorno natural privilegiado entre montañas y verde resulta un lugar hipnótico para cualquiera. Allí se emplaza el Country Club Cumelen, el lugar elegido por familias que buscaron un refugio en vacaciones con entorno natural y sobre todo privacidad. También comenzó a visitarlo Macri cuando no era presidente y Punta del Este había comenzado a ser un lugar demasiado expuesto para el tipo de vida que como funcionario quería llevar. Y fue allí donde el 25 de diciembre arribó en helicóptero para pasar unas vacaciones que ayer decidió suspender ante las inundaciones en Santa Fe, Formosa, Chaco, Corrientes y Entre Ríos.

Paraíso. Cumelen es un barrio cerrado cuyas 230 hectáreas apenas  superan las 215 del legendario Tortugas Country y es incluso menor que Lagartos  –que tiene 250– o Martindale –con 300–, todos countries famosos de la zona norte de Buenos Aires. Pero para quienes allí tienen casa es un paraíso terrenal resguardado de los vientos del oeste por la Cordillera de los Andes y rodeado por el Nahuel Huapi. Este edén patagónico está a sólo 6 kilómetros del cerro Bayo y a 5 del centro mismo de Villa La Angostura.
Por barco, está a unos 8 kilómetros de Bahía Lynch y el bosque de Arrayanes. Fue fundado en 1950 por Exequiel Bustillo, “un artista”, dicen. Tiene cancha de golf de 9 hoyos, de tenis  y de fútbol, puerto y marina propia para uso exclusivo de socios. Para asociarse como sucede en algunos barrios similares de Argentina hay que aplicar para una membresía y ser aceptado.
Algo que no sucede desde hace diez años.
Sus casas respetan un estilo rústico y más bien austero, al margen de las considerables dimensiones: madera y piedra es lo que predomina. Y el terreno está vigilado por seguridad privada las 24 horas.

Vecinos.  Máxima Zorreguieta tiene un campo muy próximo, pero en Cumelen vive una familia muy amiga de la suya; por eso cuando vacaciona en el sur pasa también unos días en Cumelen.
Recientemente fue Nicolás Caputo, íntimo amigo de Macri, quien compró un chalet frente al lago que pertenecía a Juan Badessich, el fallecido suegro de Gianfranco Macri. Se trata de una propiedad de 1.250 metros cuadrados construidos y 10 mil metros de jardín a la que llaman Kittti Mapu y es una de las más antiguas de Cumelen.
Otros propietarios son Pablo Roemmers, Josefina Helguera –una de las dueñas de Rapsodia–,
Ignacio Blaquier,  Enrique Pescarmona y Eduardo Cohen –otro amigo de Macri y sobre todo de Juliana–, quien compró hace un tiempo una casa que es la única que se esconde detrás de un inmenso portal. La mayoría de las construcciones, en cambio, tienen una discreta tranquera. Fue en esa casa donde se hospedó Macri muchas veces. Juliana, por su parte, frecuenta hace años Cumelen desde que estaba en pareja con el empresario Bruno Barbier.

Escapes. En invierno, el cerro Bayo  con su pista de esquí familiar es lugar de paso obligado por quienes pasan vacaciones de invierno en
Cumelen. También en cualquier época del año el restaurante de la hostería Las Balsas –de la familia Kielecki– es otro paso obligado, donde algunos llegan directamente navegando. Lo mismo ocurre con Tinto Bistró, restaurante de Martín Zorreguieta, hermano de Máxima.



Julieta Mondet