PROTAGONISTAS TIENE 54 AÑOS Y GANO UN PULITZER

Dexter Filkins, el periodista al que Cristina hizo famoso

Es colaborador de The New Yorker. Cuando era joven vio una película de Mel Gibson que lo inspiró para convertirse en corresponsal de guerra.

Foto:Cedoc Perfil

Son pocos los periodistas locales e internacionales que tuvieron la posibilidad de entrevistar a Cristina Kirchner. Ella, como su marido, se ha caracterizado por dar contados reportajes. Dexter Filkins, colaborador de The New Yorker, integra ese acotado grupo.
Esta semana Cristina Fernández de Kirchner dio a conocer la entrevista que este periodista de 54 años le hizo el 11 de marzo pasado, cuando estuvo alrededor de veinte días en Buenos Aires entrevistando a varias personas para investigar la muerte del fiscal Alberto Nisman.
Filkins narra en su extenso artículo los eventos que se sucedieron hasta la muerte de Nisman, incluyendo el atentado a la AMIA. Del mismo modo, describe a la Presidenta como “una líder drástica y polarizadora”, y hace un llamado de atención sobre el encuentro en la Quinta de Olivos. “Me condujeron hasta un amplio salón en dos niveles, que había sido acondicionado como estudio de televisión. Cristina Kirchner entró pocos minutos después, con un vestido con vuelo y una buena capa de maquillaje, seguida por dos decenas de colaboradores, casi todos ellos varones. Con las cámaras grabando, Cristina extendió su mano para acomodarme el cabello antes de que empezara la entrevista. ‘¿No hay ahí alguna chica que pueda ayudarlo con el pelo?’, preguntó. ‘Queremos que se lo vea lindo’”, escribió Filkins.
En su nota “La muerte del fiscal”, él no sólo cita a la Presidenta sino también al canciller Héctor Timerman; la diputada Patricia Bullrich; el ex juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni; a Diego Lagomarsino; el gerente de Comunicaciones de Clarín, Martín Etchevers, y al subsecretario de Inteligencia, Juan Martín Mena. También al abogado de Memoria Activa, Pablo Jacoby: “Vino a mi estudio, estuvimos charlando cerca de una hora y media. Hizo preguntas muy pertinentes, estaba totalmente informado del tema. Cuando le sugerí algunas personas con las que tenía que hablar, ya las tenía en un listado con sus respectivos contactos”, cuenta a PERFIL el abogado. Tiempo después, gente de The New Yorker se comunicó con él para chequear citas de su entrevista. “Me llamaron un tiempo después para confirmar cuatro conceptos en los que me había explayado; dos estaban bien, a los otros le hice unas correcciones”, agrega Jacoby.
Patricia Bullrich se reunió en tres oportunidades con Filkins; conversaron tres horas en cada oportunidad. “El tipo es un detallista, un exquisito de la información. Estaba muy informado. Me preguntaba y repreguntaba; no es cierto lo que dijo Lanata sobre que no lo hacía. Me preguntó mucho sobre los días previos a la muerte de Nisman, sobre la presentación que iba a hacer en el Congreso”, recuerda a PERFIL Bullrich, quien leyó la nota y quedó encantada. “Me da la sensación de que un tipo que lee esta nota en Estados Unidos se queda con la idea de que quiere conocer la Argentina”, agrega la legisladora. “¡Te convertiste en una celebridad!”, le avisó ella esta semana, algo que el periodista se tomó con humor.

Vida. Filkins es un periodista especializado en temas de política exterior, en particular cuestiones bélicas. Vivió en Nueva York, en el sur de Asia y en Irak. Escribe para The New Yorker desde 2011, pero antes trabajó en The New York Times, Miami Herald y Los Angeles Times, donde fue el jefe de la oficina de Nueva Delhi.
Nació en Cincinnati y actualmente vive en Florida. Es licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Florida, y tiene un máster en Filosofía de Relaciones Internacionales, que obtuvo en 1984 en Oxford. Fue ganador de un premio Pulitzer en 2009, como parte de un equipo de reporteros del Times por su cobertura en Pakistán y Afganistán.
Conocido por ser el primer corresponsal de guerra de los de su generación, es autor del libro La guerra eterna, donde se destacó, según algunas reseñas, por su capacidad para retratar el dolor, la desesperación, la pobreza y la locura que se vivió en guerras como la de Irak.
Según contó en una entrevista reciente Filkins, siempre le llamó la atención la vida de los marineros, soldados y aviadores que se encuentran en combate. Pero fue de joven, luego de ver El año que vivimos en peligro –un film protagonizado por Mel Gibson que cuenta la historia de un corresponsal de guerra–, que él sintió ganas de convertirse en uno.
“Pasé por situaciones de mucho peligro”, confesó hace unos años. De todas formas, según contó, nunca pensó que podía ser corresponsal de guerra. “Fue algo circunstancial que se dio luego del 9/11 y por mis conocimientos sobre Afganistán. Una cosa llevó a la otra”, explicó.



Agustin Gallardo