PROTAGONISTAS EL DELANTERO DE LA SELECCION Y SU BEBA PREMATURA

Di María tiene un amuleto mundialista: su hija Mía

La pequeña cumplió un año y cada vez que su madre la lleva a la cancha, él hace un gol. Su esposa Jorgelina lo relató a PERFIL.

Foto:Gentileza Flia. Di Maria
Fue elegido el mejor jugador de la final que su equipo, el Real Madrid, disputó para consagrarse campeón de la Champions League 2014; y es uno los convocados por Alejandro Sabella para la Selección. Ese exitoso presente tiene una razón: Mía, su hija de apenas un año que, según dice su mujer, Jorgelina Cardoso, fue quien le enseñó a luchar. Ella tuvo un embarazo que puso en peligro la vida de la bebé. Pero finalmente, todo resultó bien y para Angel Di María es su  “amuleto” mundialista. Así lo reveló Jorgelina a PERFIL.
—¿Cómo es Mía?
—Cuando nació era divina; flaca y larga como su papá. Y pensar que los médicos en un momento me dijeron que lo mejor era sacarla porque corría riesgo mi vida y que si Mía sobrevivía al parto podía tener con graves secuelas.
—¿Y cómo fue todo después del nacimiento?
—Yo imaginé que a los dos días íbamos a salir. Pero no, ahí empezó lo peor. No tenía idea de lo que era ser madre de un prematuro, íbamos a verla y llorábamos. Estaba tapada de cables, no veíamos su cara. Tuvo dos transfusiones de sangre, una infección en el cerebro... Estuvo internada dos meses en terapia intensiva y la gran parte del tiempo con respirador porque hacía apneas. Pero superó todo como una leona.
— ¿Y qué les pasa hoy cuando la ven?
—Todos la miran y lagrimean...¡Con todo lo que pasó! Llegamos hace una semana a Rosario y la familia la llenó de regalos y pasó de mano en mano. Y yo descansé un poco. Angel ahora está genial pero al principio fue duro, estaba bajoneado. Mía le dio fuerzas y nos enseñó que no hay que bajar los brazos. La miramos y cualquier cosa, por complicada que sea, nos parece menos difícil. Además, es su amuleto.
—¿Cómo es eso?
—Cada vez que iba con Mía a la cancha él metía un gol. Así que me pidió que siga yendo. Las personas en el palco me decían que estaba loca, que cómo la iba a sacar con semejante frio y les decía que Angel me tenía prohibido no ir. Y la verdad es que él la mira y mete un gol, así que me la llevo al Mundial. Voy a estar en todos los partidos. Mía ya tiene su camiseta, su short... Y va toda la familia, somos diecisiete.
—¿Es cierto que sos la representante de tu marido?
—No, pero le manejo muchas cosas y suelo poner la cara por él; tengo más carácter. Reviso todo; lo que no entiendo, pregunto, tengo abogado y contador. No dejo nada sin ver porque en este ambiente todos quiere llevarse una tajada. Luego su representante, Eugenio López, da el ok final.
—¿Piensan tener más hijos?
—¡Sí, cuatro! Queríamos seis pero Mía nos da una guerra...Es inquieta y tiene mucha energía, es igual al padre. Angel empezó a jugar al futbol porque su mamá lo llevó al médico para ver qué podía hacer para que se canse: le recomendó que haga deporte.
—Para el cumple de Mía escribiste unas palabras muy emocionantes en Instagram ¿Qué repercusiones tuvieron?
—Me llaman de todos lados diciéndome que les doy esperanza y eso me emociona mucho. La gente piensa que los son jugadores, porque tienen mucho dinero, no tienen problemas, no lloran...
—¿ Y a ustedes, las esposas, las llaman botineras?
—Muchos piensan que quienes estamos con futbolistas lo hacemos por la plata y no es así; yo sigo siendo la misma de siempre. Y a Angel nunca se le subió la fama a la cabeza, por eso lo amo. Es muy humilde, divino y Mía nos unió más.

Redacción de Perfil.com


Temas: