PROTAGONISTAS EL MILLONARIO YA TENIA DENUNCIAS DE ACOSO Y MALTRATO

Donald Sterling: racismo, despecho y despedida

El dueño de Los Angeles Clippers fue multado con US$ 2,5 millones y expulsado de por vida de la NBA cuando se reveló una grabación donde le decía a su ahora ex novia que no se mostrara en público con negros.

PERFIL COMPLETO

Foto:Marcelo M. Abbate

Uno es esclavo de sus palabras. Eso está entendiendo ahora el multimillonario más criticado, hoy por hoy, de Estados Unidos. Incluso Barack Obama consideró necesario expresar su repudio contra Donald Sterling, magnate inmobiliario y dueño del equipo de la NBA los Clippers de Los Angeles denunciado por racismo. “Cuando personas ignorantes quieren mostrar su ignorancia, en realidad no hay nada qué decir más que dejarlos hablar”, opinó el mandatario.

Sterling tiene 80 años, una fortuna de 1.900 millones de dólares, algunas denuncias por acoso y por discriminación, una esposa llamada Shelly –de la que no se separa por motivos comerciales–, y hasta hace poco, una novia latina de 31 años, Vanessa Stiviano.

Esta última es el personaje clave en el escándalo del derrumbe de Sterling, que el miércoles pasado fue expulsado de por vida de la NBA y le impusieron la máxima multa permitida debido a sus dichos “profundamente ofensivos y dañinos”: 2,5 millones de dólares. “Me molesta mucho que hagas público que te relacionás con gente negra. Podés dormir con ellos. Podés traerlos acá. Podés hacer lo que quieras. Lo poco que te pido es que no los promociones, que no los lleves a mis partidos, que no los traigas al pabellón. No pongas a Magic (Johnson) ahí, en Instagram, para que el mundo lo tenga que ver y luego tengan que llamarme. Y no lo traigas a mis partidos. ¿Por qué te sacás fotos con minorías?”, se escucha que dice Sterling en un diálogo telefónico con Stiviano.

Esta grabación dio vueltas por los portales de noticias de todo el mundo y, según cree el acusado, fue su ahora ex novia quien la filtró. Según los abogados de ella, eso no es cierto e incluso están investigando quién pudo haberlo hecho.

Supuestamente, la reciente separación de Sterling y Stiviano se dio por los conflictos que tenían que ver con el racismo manifiesto del empresario. “Le tendría que haber pagado para que se calle”, fue lo único que atinó a decir Sterling cuando se hizo pública la grabación, que parece desorientado en cuanto a lo que es políticamente correcto en un país donde no sólo el presidente es negro, sino que la población latina sigue en aumento.

Lógicamente, oportunidades para contar su versión de los hechos no le faltan. Recibe a diario incontables propuestas de entrevistas, pero el magnate no quiere hablar en público. Según sus allegados, él cree que la única capaz de hacerle el reportaje de su vida es la legendaria periodista televisiva Bárbara Walters.

 

La ex novia: Instagram y autos caros

Vanessa Stiviano y Donald Sterling se conocieron en 2010. Desde entonces, ambos mantuvieron una relación de la que Stiviano recibió, de su poderoso enamorado, una Ferrari, dos Bentley y una Range Rover, vestuario renovado y la obsesión “botinera” mundial: carteras de diseño francés.

A Shelly, la esposa del millonario, consciente de que su marido tenía una relación paralela, estos regalos le parecieron demasiado. Le hizo una denuncia a la amante de su esposo, alegando manipulaciones y juegos de seducción, para quitarle los 500 mil dólares que valían los autos.

Finalmente, Shelly no sólo no consiguió que Stiviano devolviera lo que Sterling le había dado, sino que al poco tiempo su marido agregó otro regalo a su amante: un dúplex de 1,8 millones de dólares en Beverly Hills.

Artista, amante, escritora, chef, poeta, estilista, filántropa. Así se presenta esta mexicana de 31 años en su cuenta de Instagram. V. Stiviano se llama María Vanessa Perez, pero se cambió legalmente el nombre porque consideraba que nunca la aceptaban por su raza.



Martina Arenillas