PROTAGONISTAS EN MEDIO DE LA POLEMICA POS OLAVARRIA

El “socio inmobiliario” del Indio Solari se defiende

Julio Carfi no tuvo injerencia en el show pero una fundación lo incluyó en una intrincada denuncia contra el cantante y sus dos productores.

Denuncia. Fernando Míguez, titular de la fundación, aún no presentó pruebas aunque imputó hasta a Ezequiel Galli, intendente de Olavarría.
Denuncia. Fernando Míguez, titular de la fundación, aún no presentó pruebas aunque imputó hasta a Ezequiel Galli, intendente de Olavarría. Foto:Cedoc Perfil
Una trayectoria de ochenta años en el negocio, una cartera de clientes fijos, y siempre el mismo lugar, Castelar. En esa zona del Gran Bueno Aires se mueven los Carfi. Sin sobresaltos. Hasta que la última semana, luego del polémico recital que dio el Indio Solari en Olavarría, la Fundación por la Paz y el Cambio Climático en Argentina (ver recuadro) denunció penalmente por evasión fiscal agravada, defraudación al Estado nacional, desvío de fondos hacia el exterior y compra de inmuebles en la Zona Oeste, al cantante, a los titulares de la productora En Vivo SA, y a Eduardo y Julio Carfi.

Entonces, la vida de estos últimos, y su apellido –que llevan también las inmobiliarias familiares– se vieron envueltas en lo que parecía un escándalo colateral. “Es todo un disparate”, dice a PERFIL Julio Carfi en un tono enfático. En su voz se nota indignación y bronca. “Esto es un baldazo de agua fría para mí. Tengo hijos y mi mamá me llamó tres veces ya”, agrega mientras hace hincapié en los años que tiene la empresa familiar para aumentar la credibilidad a su palabra y negocio. Hasta hace tres días tenían en su Fanpage de Facebook un descargo: “Estimados vecinos, con motivo del desgraciado y lamentable episodio ocurrido en el recital del cantante Indio Solari este fin de semana en la ciudad de Olavarría, provincia de Buenos Aires, la familia de Eduardo Carfi quiere expresar lo siguiente: En primer lugar, transmitir las condolencias a los familiares de todas las víctimas, quienes concurrieron a un evento musical que finalizó del peor modo imaginable. En segundo lugar, y dado que, en las últimas horas, en distintos medios de comunicación se ha informado acerca de supuestos vínculos entre los productores del evento, el cantante Solari y las inmobiliarias Carfi, es nuestra intención informar y aclarar que la familia de Eduardo Carfi no tiene relación comercial, personal ni de ninguna clase con los involucrados en el suceso luctuoso. Ese desconocimiento se hace extensivo a la inmobiliaria familiar (...). Injustamente, hemos recibido algunos mensajes acusadores a través de las redes sociales, lo que motiva estas breves explicaciones para clarificar que no tenemos absolutamente nada que ver con las personas implicadas en este penoso suceso”.
 Eso fue todo. Ninguno de ellos hablará más. Mientras circula un video en el que se ve a Julio con el Indio en el departamento que éste tiene en Nueva York. Ambos son amigos, se conocieron por una transacción comercial y se gestó una amistad.

Imputación. La denuncia penal, presentada el martes por Fernando Míguez, fundador de la mencionada fundación, se basa en la hipótesis de que la productora En Vivo SA, recauda más de lo que declara por los conciertos y, que luego, se lo “lava” con la compra de inmuebles a los Carfi. Así, organizan shows en predios que no están preparados para multitudes en pequeñas localidades, por lo que se desconoce la cantidad de asistentes reales. La denuncia habla de una sobreventa de más de cien mil entradas que, quizá, ni tributaron a la AFIP. A su vez considera al intendente de Olavarria Ezequiel Galli partícipe necesario y sospecha del cobro de coimas porque Galli los exoneró de la tasa municipal del 5% evitandoles pagar así unos $ 6,2 millones por 155 mil tickets vendidos. Míguez agrega: “Lo recaudado ingresa a la sociedad de Carfi para ejecutar los distintos inmuebles en construcción.” Y en su hipótesis dice que el excedente va a una cuenta bancaria en el exterior o a una offshore de manera electrónica o por bitcoins que retira con una billetera electrónica en Nueva York, lugar donde residirá el “jefe de la organización mafiosa”. Rodolfo Canicoba Corral y el fiscal Federico Delgado tienen esta demanda. Gustavo Triemstra y González Ghione, abogados de los Carfi dijeron a PERFIL: “Por ahora no hubo ratificación y no hay pruebas aportadas. Ellos se presentaron con documentación en el juzgado y se pusieron a disposición de la Justicia.”

Denunciador ecléctico
La Fundación por la Paz y el Cambio Climático nació en mayo de 1980, según figura en su Fanpage, y llevó adelante varias denuncias sobre corrupción tales como la tragedia de Once, Báez, Fútbol para Todos, Tomada vs. McDonald’s, y la lista sigue con nombres mediáticos. En las redes sociales describe su misión de la siguiente manera: “Ser los ojos y los oídos por la Paz y el Cambio Climático, los Derechos Humanos y Medio Ambiente, ante la Corrupción, el Crimen Organizado y el Impacto Ambiental, velando por el respeto a las Constituciones y la libre determinación de los pueblos, haciendo respetar sus derechos civiles y garantías jurídicas y/o ambientales”.
La denuncia más reciente es sobre el ingreso al país de las Low Cost, demandando a Macri y a varios de sus funcionarios por fraude contra el Estado fundamentando que las rutas aéreas se superponen con las de Aerolíneas Argentinas lo que a futuro, afirma, llevará a la quiebra a esta última. También denunció a Daniel Scioli y a las autoridades de la UADE por estafa y encubrimiento a raíz de irregularidades en la obtención del título de licenciado en Comercialización. Y a principio de año, denunció penalmente a Laura Alonso por “abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público”.