PROTAGONISTAS EL DT TIENE HINCHADA PROPIA


Emiliana, la hija hippie y surfer del Patón Bauza

Esta semana, su padre debutará como técnico de la Selección, frente a Uruguay. Orgullosa, confiesa que se merece estar en ese puesto, que “es un groso del deporte” y que la llena de felicidad que él haya sido padre después de los 50.

Sonrisa. Su hija dice que su padre se merece lo que le está pasando.
Sonrisa. Su hija dice que su padre se merece lo que le está pasando.
Foto:afp
“¡Exitos en esta nueva etapa! Lo conozco mucho y puedo decir que mi viejo siempre fue muy profesional, estudioso, optimista, comprometido y con una gran fortaleza. Su personalidad es la que hay que tener para este tipo de desafíos. Confío plenamente en él y me llena el corazón verle esta gran sonrisa. Exitos y pase lo que pase nunca va dejar de ser un groso en este deporte, las estadísticas lo acompañan y los ‘canallas’ también. ¡Argentina con todo!”.
Así, con un mensaje enérgico en su cuenta de Facebook, su hija Emiliana celebró la designación de Edgardo “Patón” Bauza a cargo de la Selección argentina a comienzos de mes. El ex técnico de Rosario Central hará su debut el próximo jueves frente a Uruguay en su primer partido de Eliminatorias sudamericanas para el Mundial 2018.

Así como en su momento Vanesa, la hija de Alejandro Sabella (el DT que salió subcampeón en el Mundial de Brasil 2014) hizo ruido por sus estridentes declaraciones –“Messi es un pecho frío”, dijo–, Emiliana tiene un perfil más bajo y se limita a hablar de su padre. “Estoy superorgullosa de él, además es algo que se merece por su plena dedicación, su profesionalismo y trabajo. Siempre priorizó el fútbol y ahora no es casualidad que esté donde está, se lo merecía, siempre supe que algún día iba a cumplir su sueño”, dice a PERFIL.

Emiliana tiene 34 años, y se presenta como una chica hippie, amante del yoga, la playa y el surf. Además, hace tratamientos ayurvédicos. Dice que sigue de cerca la carrera de su padre pero de fútbol, nada. “Nunca fui muy futbolera, pero en la familia todos siempre hicimos deporte. No sólo por mi papá, sino también por mi mamá, los dos me inculcaron la importancia de practicar un deporte”, cuenta  la hija del Patón.
Caso contrario es el de su hermano, Maximiliano, de 31 años que, además de ser músico de rock (toca el bajo), está involucrado directamente con su padre en materia futbolística, una labor que lleva a cabo desde 2009. “Hace las estadísticas y el seguimiento de los rivales”, según definió su propio padre. Ahora, el Patón lo eligió para trabajar en la edición y armado de videos de la Selección.

Pero, ¿cómo es el Patón fuera de la cancha? “Siempre fue muy tranquilo, muy paciente y dedicado a lo suyo. Con lo cual he pasado mucho tiempo sin verlo y eso me ponía triste, pero es parte de su trabajo. El estuvo hace unos años viviendo un tiempo en Ecuador; va y viene a causa del fútbol. Pero siempre se mantiene en contacto conmigo y con mi hermano. Yo hablo casi todos los días por WhatsApp, aunque sea mantenemos una charla o algún saludo”, cuenta.

Emiliana dice que por el momento no tiene pensado hacer abuelo a su padre. Mientras tanto, el Patón se sumó a la tendencia de volver a cambiar pañales después de los 50: es padre de Nicolás (3), el nuevo hijo que tuvo con su segunda esposa, la ecuatoriana Maritza Gallardo. Ahora, según pudo saber este diario, Maritza se encuentra en Brasil, terminando de resolver algunos asuntos laborales. Luego viajará a Ecuador y a mediados de septiembre se instalará  junto a su esposo en Argentina. “Me pone feliz que esté con Maritza. Ahora tenemos a nuestro hermanito más pequeño. Ellos viven juntos y sé que le hace muy bien esa compañía del día a día”, finaliza Emiliana.