PROTAGONISTAS COMPROMISO EN LA ALFOMBRA ROJA


En Cannes, Sonia Braga se sumó a la defensa de Dilma


Foto:AFP
Con todas las cámaras internacionales que rodean a la extensa alfombra roja del Festival de Cannes, vestido con smoking ellos y trajes de noche ellas, Sonia Braga se ubicó en el centro para manifestar con sus colegas brasileños su postura política frente a lo sucedido en Brasil con la suspensión por 180 días de Dilma Rousseff como presidenta.
Y no fueron ni elípticos ni anduvieron con medias tintas. Munidos de diferentes carteles, Sonia Braga y el elenco de la película Acuario –que ese día tenía su première– dijeron: “Brasil está atravesando un golpe de Estado”; “El mundo no puede aceptar este gobierno ilegítimo”, “Un golpe tomó el Estado en Brasil”, “Chauvinistas, racistas y estafadores como ministros”; o “Se quemaron 54.501.118 de votos”.  
No había duda alguna de lo que Pedro Queiroz, Allan Souza, Maeve Jinkings, Emilie Lesclaux, Humberto Carrao, el director de la película, Kleber Mendoça Filho y la propia Sonia Braga pensaban del gobierno y la reforma que lleva adelanta el polémico Michel Temer en el país vecino. Y Cannes fue una vidriera potente porque todos los medios internacionales reprodujeron esa imagen y recogieron testimonios al respecto de toda la troupe.
En la sala, antes de que se iniciara el film varias personas mostraron carteles similares: “Detengan el golpe de Estado en Brasil”, “El mundo no puede cooperar con esta ilegalidad”.
En la conferencia de prensa, la popular actriz brasileña criticó la falta de educación de los ricos, a  quienes responsabilizó por los problemas políticos de su país. “Lo de la alfombra roja fue un gesto bonito y corajudo, porque los brasileños tenemos que participar; tenemos que defender a nuestra democracia que todavía es muy frágil”, opinó. “Fue algo con mucha repercusión, hasta la presidenta Dilma nos lo agradeció por Twitter. El golpe del presidente interino Michel Temer es algo que perjudica al país y afecta la imagen en el exterior. Los ricos dicen que el problema en Brasil es la falta de educación de los pobres, pero todo este problema es por la falta de educación de los ricos”.
Aquarius es la única cinta brasileña que compite por la Palma de Oro de Cannes que hoy se define es la segunda película de Mendoça Filho y con Braga como protagonista.

Ernesto Ise