PROTAGONISTAS SIN PREJUICIOS

En medio de la polémica, el Papa recibió a un amigo gay

Yayo Grassi conoció a Francisco en una escuela jesuita en Paraná hace cincuenta años. Lo recibió un día antes que a Kim Davis.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Un día antes de la polémica visita de Kim Davis –la funcionaria encarcelada por obstaculizar bodas del mismo sexo–, el Papa recibió a alguien muy especial. Se trata de un ex alumno y amigo, que es homosexual y está en pareja desde hace 19 años con un hombre. Se llama Yayo Grassi y acudió al llamado del Santo Padre que, aprovechando su paso por Washington, quiso saludarlo. Ambos tienen una relación que data de 1964, cuando Jorge Bergoglio fue profesor de Literatura en el colegio jesuita La Inmaculada, en Paraná, Entre Ríos.
Grassi tuvo la única audiencia real con Francisco. “Estos encuentros breves tienen lugar en todas las visitas papales y se deben a la amabilidad y disponibilidad características del Papa. La única audiencia real que él otorgó en la Nunciatura –donde se hospeda– fue con uno de sus antiguos estudiantes y su familia”, aseguró Francisco Lombardi, vocero de la Santa Sede, en medio del escándalo.
El encuentro duró unos pocos minutos y quedó inmortalizado en un video que filmaron amigos de Grassi y su pareja, Iwan Bangus, de Indonesia. En él puede verse cómo el Sumo Pontífice recibió con calidez a su ex alumno y a sus acompañantes.

Quién es. Yayo Grassi está radicado en Estados Unidos desde hace cuarenta años. Tiene empresas de catering y es un amante de los viajes. Es católico, y siempre mantuvo una buena relación con Bergoglio, salvo algún lógico entredicho. Hoy, Grassi está viviendo una fama repentina que utiliza para “limpiar” la imagen del Papa. “Yo quiero que se sepa quién es él y cuál es su posición”, explicó el santafesino a Univisión. “Si el Papa hubiera estado en pleno conocimiento de quién es esta señora (Kim Davis), pienso que su posición hubiera sido distinta”, aseguró Grassi, que recuerda que Francisco “ha defendido a mucha gente y ha promulgado la inclusión sin importar la condición social, la nacionalidad o su condición sexual. El Papa ha llegado a invitar a un transgénero español al Vaticano”.



Martina Arenillas