PROTAGONISTAS FACUNDO MOYANO

Entre el coqueteo con la farándula y la estrategia política

El rumor del romance con Susana surgió cuando anunció que dejaba el sindicalismo para avanzar en política. Se enojó por la frivolización. Fotos, sí; amor, por ahora, no.

Amigos. Facundo conoció a Susana en el restó del Four Seasons, de donde es habitué. Ella lo invitó a su programa.
Amigos. Facundo conoció a Susana en el restó del Four Seasons, de donde es habitué. Ella lo invitó a su programa. Foto:cedoc

“Estoy cansada de escuchar pavadas, este asunto me está molestando y me hace mal (...) Mi hijo no tiene nada que ver con Susana, podría ser su abuela. Lo quieren poner como un farandulero, y él es educado, ubicado, y ya dijo lo que tenía que decir”. La frase la escribió su mamá, Elvira Cortés, en su muro de Facebook a cuento del rumor sobre un posible romance entre Facundo Moyano y Susana Giménez que se transformó en el tema de la semana. Pero aunque inmediatamente la borró –por orden de su hijo–, éste no logró deshacerse de las esquirlas que envuelven una vez más al mundo político con la farándula. Como pasa casi siempre con esto, todo político lo disfruta y saca rédito. Y esta vez no sería la excepción.

“Facundo está molesto con todo esto, lo incomoda. Encima esto de la mamá hizo que subiera el perfil y no es la idea. El sólo habla de política, viene de la Legislatura... Eso es lo que a él le interesa”, dicen desde su equipo de prensa. En la misma línea, en diálogo con Perfil el propio Facundo, quien en su WhatsApp tiene una foto junto a Robert De Niro, sumó: “Lo de mi vieja fue un error, ya se expuso demasiado”. No obstante, tras haber explotado el rumor, y a sabiendas de que iba a tener a la prensa encima, el joven de 31 años no se quiso quedar con las ganas y se fue al departamento de Puerto Madero del empresario Rodrigo Fernández Prieto a jugar al truco junto con un grupo de amigos entre los que estaba Susana, con quien hizo pareja de juego.

Consultados por este diario, muchos de los presentes esquivaron dar una respuesta acerca del supuesto romance con la diva –que aún a sus 72 años se encuentra vigente– y lo dejaron crecer sin querer queriendo.Moyano insiste en aclararlo.“Hay una empatía mutua. No puedo decir que hay una amistad, porque hace poco tiempo la conozco por una cuestión de casualidad. Tengo un gran respeto y también admiración, pero ya aclaré el rumor y también lo aclaró ella. De ningún modo hay un noviazgo”, le respondió con una sonrisa el diputado a Mirtha Legrand en su programa.

Mamá fan. La ambigüedad del diputado del Frente Renovador hizo que el tema creciera en la semana y lo catapultara a programas de tv, páginas de sitios web y secciones de diarios y revistas en las que no solía aparecer. Todo en la misma semana en la que anunció que se dedica de lleno a la política y dejaría su cargo en Sutpa (Sindicato de Peajes).

Nada extraño: trascender las líneas políticas para pasar a las del mundo del espectáculo parece ser la lógica del peronismo. Desde Carlos Menem, pasando por Martín Insaurralde y el ejemplo más cercano de Juan Manuel Urtubey, la política goza de las mieles de la farándula. Aunque sostenga que “es poco serio” y hasta tenga una gran defensora: Elvira Cortés, una mamá combativa. Ella milita en el Frente de Mar del Plata, está muy pendiente de su hijo y lo llama muchas veces al día; Facundo no siempre le responde y eso que tiene tres teléfonos. Y cuando va a Mar del Plata no para en la casa familiar frente al club Alvarado sino en un hotel. Le gusta salir con sus amigos y dicen que es un “atorrante”. Los fines de semana cada tanto se hacen juntadas en la casa a las que asisten amigos y amigas y él toca la guitarra y canta: le gustan los temas de Los Nocheros. A su mamá no le agrada ninguna novia, aunque sólo llevó dos a su casa.

Es terriblemente celosa y por su carácter la llaman “la cacique”. Le ofrecieron cargos políticos muchas veces y no quiere saber nada; prefiere acompañar la carrera de su hijo. “Tenemos un referente a nivel nacional, es Facundo Moyano”, dice en los encuentros en los que ella participa. “Tiene un gran perfil político, no necesita de la farándula”, dice plegándose a las palabras de su hijo.


Moyano, un rompecorazones

Facundo tiene 31 años y, pese a su fama de atorrante, ha tenido dos parejas oficiales que le presentó a su mamá. La primera fue la modelo y azafata Sofía Marsetti (28), a quien conoció en 2011 y quien tuvo mucho que ver en su imagen actual. Fanática del cuidado de su cuerpo, contagió esa actitud al secretario general de Sutpa y le cambió el look. La relación duró cinco años y terminó en 2015. Entonces, Facundo se fue de vacaciones con amigos a Río de Janeiro. Ahí conoció a la angloespañola Montana Jade Wilson (22), quien vive en Francia. Pero la distancia habría sido la causa de la separación. Hoy al joven no dejan de preguntarle por Susana mientras lo relacionan con Eva Bargiela (23), secretaria de Guido Kaczka en La mejor elección, y con Mina Bonino (22), secretaria de Luis Novaresio en Debo decir. Pero ninguna es conocida por la mamá del diputado.