PROTAGONISTAS RATING VS. NOTICIAS

Expertos en noticieros continuaron la polémica sobre la capucha de Repetto

El periodista entrevistó al hermano de un dirigente mapuche con la cara tapada y las repercusiones no cesan. Informar o entretener es la cuestión.

Polémica. El conductor y el uso de la capucha en la entrevista con el Fernando Jones Huala.
Polémica. El conductor y el uso de la capucha en la entrevista con el Fernando Jones Huala. Foto:cedoc

Nicolás Repetto siempre fue de correr riesgos. Exitoso animador y periodista, autodenominado “de la vieja escuela”, perteneció al staff de programas como Semanario insólito y dirigió el timón de Sábado bus. Quedó en off side cuando, a su regreso al país luego de radicarse dos años en España en 2001, presentó un informe quejándose sobre la situación nacional y puso al aire un video sobre la crisis, donde mostraba lo que había pasado mientras él no había estado en el país. Al público no le cayó bien.  

Desde ese entonces, tuvo que “remar” cada contenido que hacía, en un ejercicio constante por captar al televidente. Luego de seis años fuera del aire, volvió hace unas semanas al frente de El noticiero de la gente, un ciclo informativo descontracturado donde sorprendió al entrevistar encapuchado con un pasamontañas a Fernando Jones Huala, hermano de un dirigente mapuche detenido.     

El tema fue comentado y replicado en redes sociales, y recibió algunos elogios y duras críticas. “En ningún momento fue una burla. Creo que ocurren dos temas en uno mismo y están mezclados. El primero es la desaparición de Santiago Maldonado, de la que ningún grupo puede adueñarse porque es una causa de todos. Todos queremos que Santiago Maldonado aparezca y con vida. Todos queremos saber quién es el responsable”, explicó Nico al día siguiente.

Ellos dicen...¿Estuvo bien Nicolás Repetto en aparecer con la cara tapada? PERFIL consultó a periodistas y presentadores de noticias de diferentes generaciones. “Forma parte del contexto de un lanzamiento. Nico es un excelente conductor y, ya sea la gerencia del canal o él mismo, quisieron posicionarse por encima de la noticia. Es una estrategia con la que se toma un riesgo pero no tiene una connotación ni positiva ni negativa”, opina Guillermo Andino, conductor del noticiero de América. Para Silvia Fernández Barrio, periodista e histórica integrante del noticiero Nuevediario, tiene una otra visión. “Lo del pasamontañas fue totalmente zarpado”, graficó. “Yo soy de la vieja escuela y un noticiero es un noticiero. Tiene que haber un respeto por la noticia. Un hecho como el de Maldonado no puede tener este tipo de representación. Más después de los que nos pasó a nosotros como país con estos temas”, dice Fernández Barrio.

Eduardo Metzger, productor de noticieros de larga trayectoria, se para en un punto medio. “Repetto siempre ha tomado riesgos. Tal vez estos temas, tienen que ser tomados con más rigurosidad. Al margen de que la gente está muy sensible con este tema”, dice quien fuera productor de Mónica presenta, el histórico noticiero que condujo en los 70. “Las épocas cambiaron. En ese momento ya innovábamos, pero había un manual del estilo que tenía que respetarse a rajatabla. Si yo llegaba a proponer lo que hizo Nico, claramente me daba por despedido”.

¿Noticia o show? El acting de Repetto, abrió interrogantes en torno a los noticieros: ¿informar o entretener?. Esa es la pregunta del millón, sobre todo en tiempos de bajo encendido y auge de las redes sociales. “Buscan entretener más que informar. Un noticiero es información; son noticias y éstas se presentan de forma tradicional”, dice Fernandez Barrio. “No sé si hay un noticiero tradicional. Uno puede permitirse ciertas modificaciones y buscar estrategias. No creo que lo de Nico haya bastardeado el tema Maldonado. Se quiso mostrar algo que pasa en la gente, como lograr un efecto espejo de lo que es ver a alguien con la cara tapada”, apunta Andino. “No sé si yo lo haría, estás en una delgada línea. Hay que hacerlo muy bien, sin faltar el respeto. De todas formas, las críticas siempre te van a caer”.

Metzger asegura que la propia vorágine de la noticia hace que surjan este tipo de cuestiones. “La información no tiene que morir. Hoy sucede mucho que una noticia se devora a la otra; luego no se habla más del tema. Aparece la chica secuestrada y no se vuelve sobre ese tema. En nuestra época, volvíamos sobre los temas que habíamos dado 15 días antes. Y se investigaba más”, dice Metzger quien sintetiza la problemática en un concepto de estos tiempos: el minuto a minuto. “Esta técnica de medición pasó por arriba la noticia. Vos mantenés el tema o lo volás de acuerdo a si rinde o no en rating. Supeditar la nota al minuto a minuto es muy grave, se deshace el producto que querés hacer. Y la noticia”, finaliza Metzger.