PROTAGONISTAS

Ezequiel Lavezzi regresó a Europa y se encontró con su casa robada

Foto:Tucuna

Así como no todo lo que es oro brilla, el glamour también tiene su lado B. Ni ser famoso, tener millones o vivir en una zona con vecinos ricos y con casas protegidas garantiza inmunidad frente a los males mundanos que afectan en mayor o menor medida a algunas capitales mundiales. Así, a pesar de que Ezequiel “Pocho” Lavezzi se mudó de la insegura Nápoles hacia la selecta ciudad francesa Neuilly-sur-Seine, en las afueras de París, no pudo evitar ser víctima de un robo.

Fue en víspera de fiestas –los investigadores suponen que sucedió entre la Nochebuena y el Año Nuevo– cuando los ladrones forzaron la puerta delantera e ingresaron a la residencia en la que el futbolista vive junto a su novia, la modelo argentina Yanina Screpante, desde mediados de 2012, cuando hizo el pase por 31 millones de euros desde el SSF Napoli al París Saint-German. 

Aunque no hay datos precisos sobre la totalidad del botín ni de su paradero, de la casa del delantero se llevaron varias cajas fuertes. Lavezzi se encontraba en Doha, Qatar, en una concentración con su equipo, después del ritual que cumple junto a su pareja de despedir el año con unos días de relax en Punta del Este.

Quienes se dieron cuenta del delito fueron unos vecinos, que llamaron a la Policía. Ayer, a su regreso a París, el deportista santafesino tuvo que lidiar con el hecho desafortunado.

En Neuilly-sur-Seine, la ciudad que resultó ser el escenario del robo, en general tienen su residencia ricos y famosos. Ubicada a unos 30 minutos en subte al oeste de París, vecina la zona comercial La Défense, fue históricamente elegida por personalidades destacadas del quehacer cultural y social parisino. Allí también vivió y murió el magnate Aristóteles Onassis junto a su mujer, Jaqueline Kennedy Onassis, e incluso el argentino Juan Bautista Alberdi murió allí en junio de 1884 y sus restos fueron sepultados en el cementerio local hasta que el entonces presidente Juárez Celman los repatrió en 1889.

Entre los vecinos actuales del Pocho se encuentran Jean-Paul Belmondo, Carole Bouquet, Athina Roussell y Dominique Strauss-Kahn, el polémico  ex director del FMI que fijó su residencia allí después de separarse de su mujer tras los escándalos sexuales.
Fue también en esa ciudad  donde comenzó su ascenso  político el ex presidente de Francia Nicolas Sarkozy; él fue alcalde de Neuilly-sur-Seine entre 1983 y 2002.


Martina Arenillas


Temas: