PROTAGONISTAS DEBUT PROFESIONAL


Florencia Macri exhibió sus fotos en una expo que reunió a Franco y varios amigos

La modelo Sofía Fanego es la única protagonista de las imágenes que la hija menor de Franco hizo en el Tigre, en Punta del Este y en la casa paterna de Barrio Parque.


Foto:Cedoc Perfil

Lo suyo fue siempre el bajo perfil. Con un hermano ahora presidente de la Nación y un padre que durante años tuvo –buscó, construyó y cimentó– una alta presencia mediática por su quehacer profesional tanto como por los avatares de su vida privada, escapar de la mirada pública o masiva es para Florencia Macri una conducta de vida. Algo díficil de conseguir, pero en lo que parece no ceder un paso para lograrlo. Incluso en los días pasados, cuando presentó Sofía, una serie de retratos que compusieron su debut oficial como fotógrafa.
Para hacerlo eligió uno de los salones más grandes del Four Seasons, un listado de 150 invitados, dos relacionistas públicos y un par de asistentes para evitar que quien no estuviera en la lista pudiera atravesar los dos ingresos al salón. Nadie.
Y había un motivo: Florencia quería que todos los que vieran sus fotos fueran amigos o conocidos, más allá de algunos seres queridos. Se siente incómoda siendo observada, y hay también una cuestión de “sensibilidad”. En un momento de la presentación –que fue muy relajada dado que el salón resultó por demás amplio para la gente presente–, detrás del ingreso de su padre, Franco Macri, lo hicieron tres fotógrafos de medios gráficos. Duraron apenas unos flashes; amablemente les indicaron la salida ante la mirada tensa de Florencia, quien, por lo visto, quería que el abrazo de felicitación de su padre fuera privado.
El resultado: necesitó tiempo para “reponerse” de los flashes imprevistos porque ese hecho “le había quitado la energía positiva” (sic) que ella tenía para estar en su propia exposición. Minutos después, recuperó la sonrisa posando con amigos para el único fotógrafo habilitado y, por las dudas, custodiada ya de manera ostensible por un hombre de seguridad.

Luz, cámara...En lo que se refiere al trabajo presentado, consiste en una serie de imágenes que ella le hizo a Sofía Fanego, una joven modelo argentina nacida en San Pedro y que actualmente reside en Nueva York. Por su fisonomía, Sofía remite mucho a la propia Florencia. Y sobre todo por la mirada: ambas tienen los ojos muy claros y un corte de pelo que, en conjunto, a su vez remiten a ciertas mujeres que retrató el pintor austríaco Gustav Klimt.
Florencia eligió no hablar de su trabajo, sino que se expresó a través de e él. Pero desde Nueva York, Sofía Fanego conversó con PERFIL sobre esta experiencia.
—¿acostumbrada a posar para profesionales, cómo viviste haciéndolo para Florencia Macri?
—Fue sensacional. Cuando estoy frente a la cámara es un momento en el que una sutil música me mueve, me conecta y me lleva a expresar algo, un sentimiento, una emoción que el espectador pueda sentir y lo conduzca a ese momento al mirar la foto.
—¿Cómo podés definir la mirada de fotógrafa que tiene ella? ¿Qué te pareció el trabajo final?
—El ojo de Flor es instantáneo, sensato y sensual. Sabe lo que quiere y ve la foto antes de hacerla. El trabajo final fue sobresaliente, todas sus fotos fueron sorprendentes; tanto, que fue difícil seleccionar para la muestra.
—¿Te permitiste sugerirle ideas o ella te fue llevando?
—Pienso que fue un gran trabajo de equipo, estuvimos conectadas y vivimos el momento, explorando, sintiendo, creando...
—¿La ves haciendo otro tipo de trabajos fotográficos?
—Flor es muy profesional, creativa, sofisticada, y sobre todo tiene un estilo propio, puede llevar a cabo lo que desee.
—¿Dónde se hicieron las fotos? ¿Fueron en varios lugares?
—Hicimos fotos en una isla salvaje del Tigre: era un pantano, y había una nube de mosquitos que nos acompañó durante el día; el mix entre la selva criolla y el lujo de estilismo fue muy bizarro. También shooteamos en la casa de Franco Macri (en Barrio Parque), sobre su mesa de mármol y en varios spots sorprendentes.
—¿De dónde se conocen con Florencia? ¿Son amigas?
—Tenemos muchos amigos en común, y la idea de hacer fotos surgió naturalmente. Trabajar juntas fue una experiencia que nos unió y se generó una amistad.
—¿Y vos qué estas haciendo en Nueva York?
—Actualmente resido acá y viajo seguido a ciudades como París, Londres y Milán por trabajos. En este último año hice campañas para firmas internacionales y también argentinas, prestigiosas editoriales... La última fue la tapa de Vogue de Italia.



Redacción de Perfil.com