PROTAGONISTAS

Gracias, Falú

PERFIL COMPLETO

Nuestra sociedad, incontrolablemente arrastrada a vivir la angustia de sí misma, permitió que pocos hombres o mujeres crearan algo universal. La Argentina no deja legados al mundo y, lo que es aun más grave, no deja herencias para sí misma.

Por cierto, no hablo de lo que dejan nuestras mediocres dirigencias políticas y sociales. Ellas casi siempre han sido, como las brujas de Macbeth, el preludio de destinos malditos. Me refiero a las obras, cualquiera sea su naturaleza, que nos acercan a la belleza, a la comprensión del mundo que nos rodea, a correr algo del velo que envuelve los misterios de los humanos.

El viernes murió Eduardo Falú, uno de los últimos argentinos que creó música y poesía, esas pocas cosas que nos distinguen del resto de los seres animados.

Creó, desde aquí, desde nuestra maltrecha patria. Cada verso de su obra evoca nuestras vidas, nuestros cielos, felicidades y tragedias.

No pensó la belleza, ni el amor, ni el valor desde un mundo ajeno. Nos dio algo que temo que no sabremos guardar, la capacidad para ser universales siendo nosotros mismos, de cantar al amor y la belleza sin emigrar a territorios ajenos y abstractos.

Ojalá nuestros hijos vuelvan a encontrarlo.


*Ex canciller.



Dante Caputo