PROTAGONISTAS A 120 AÑOS DEL NACIMIENTO DEL CINE

Hollywood invadió Cannes para abrir el festival

Foto:AFP

Otra vez, el jurado del llamado “certamen más importante del cine”, por su historia, ubica como presidente del equipo que definirá las respectivas palmas a un apellido importado de Hollywood: Coen. Y no es uno sino dos: los hermanos Ethan y Joel, directores de filmes como Barton Fink, que estrenaron precisamente en Cannes en 1991 llevándose la Palma de Oro a la mejor película y mejor dirección y su protagonista, John Turturro, al mejor actor.  En ediciones posteriores también se retiraron con premios importantes por Fargo, en 1996;  El hombre que nunca estuvo allí, en 2001, y A propósito de Llewyn Davis en 2013.
Pero esta vez, para los Coen este festival marca el debut como integrantes de un jurado cinematográfico. “Lo veo como una oportunidad para ver películas y es muy emocionante”, dijo Joel en la conferencia de prensa de esta semana, previa a la apertura oficial que fue el miércoles 13. También reconoció que es consciente de la responsabilidad de ver una película: “La juzgás y por lo tanto influís sobre ella. Pero no somos críticos de cine, estamos aquí para encontrar un consenso; decidir cuál es la mejor es una sensación muy extraña, al menos ahora, al inicio del certamen”.  
Por su parte, el actor Jake Gyllenhaal, otro integrante del jurado, agregó una cuota de humor en la conferencia cuando lo consultaron por el hecho de tener un jurado con dos presidentes: “Nos hemos dividido en dos grupos, el de Joel y el de Ethan, es una cuestión de personalidad, no había más opciones”. El resto del equipo que comandarán hasta el cierre, el domingo 24 de mayo, lo  integran Sophie Marceau, Rosy de Palma, Siena Miller, Xavier Dolan, Rokia Traoré y Guillermo del Toro.   
Esta no es la primera vez que Cannes elige un presidente “importado” nada menos que de la factoría hollywoodense. La última vez que sucedió esto fue en 2013 cuando ese honor recayó en Steven Spielberg. En aquella oportunidad también se produjo un hecho único en toda la historia del festival de Cannes: el premio mayor, la Palma de Oro, se dio por partida triple y con votación unánime al director y a las protagonistas de la película francesa La vida del Adele, Abdellatif Kechiche, Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos.

 Argentinos. Ningún largometraje nacional compite por la Palma dorada; sí  un cortometraje, Presente imperfecto, de Iair Said. También participan en otras secciones El ser magnético, de Mateo Bendersky, y El pasado roto, de Martín Morgenfeld y Sebastian Schjaer.  
Ayer, al cierre de esta edición, en la Semana de la Crítica, se presentó La patota, la versión que hizo Santiago Mitre de la película homónima que en 1961 protagonizó Mirtha Legrand con dirección de Daniel Tinayre. Esta vez, Ignacio Viale, nieto de ambos, la produce.



Ernesto Ise