PROTAGONISTAS MILLONARIA, TENIA 71 AÑOS

Inés, la única hija de Amalita, murió mientras dormía

El jueves había cenado con Gino Bogani y Martín Cabrales en uno de sus restaurantes favoritos. Y en la madrugada habría sufrido una descompensación. Hoy es el entierro. Fotos.

Foto:Gentileza Diario El Popular de Olavarría

Pese a que su salud se encontraba debilitada y desde hacía dos semanas requería de tubos de oxígeno, no dejó de tener vida social ni se recluyó. Contrariamente, se obligó a seguir manteniendo, en la medida de lo posible, sus rutinas. De hecho, el jueves por la noche, Inés Lafuente estuvo cenando en el restaurante de comida española El Burladero, como lo hacía al menos cuatro veces a la semana. Y pidió uno de sus platos favoritos, callos, es decir, guiso de mondongo. Y no lo hizo sola. Llegó acompañada de dos de sus mejores amigos, el diseñador Gino Bogani y el empresario Martín Cabrales; pidió por su mozo de siempre, “el Colo”, y rió toda la velada que se prolongó hasta casi medianoche.

El viernes por la mañana se supo que la única hija y heredera de Amalia Lacroze de Fortabat había fallecido a sus 71 años en el departamento de Avenida del Libertador al 2900. El hecho sorprendió a todos los que la conocían y frecuentaban, por eso la confirmación de su fallecimiento se demoró. El lunes de la semana pasada había estado incluso en la cena de gala de Fundaleu y al día siguiente había viajado hasta la ciudad de Olavarría para presenciar y participar de un remate ganadero en la Cabaña Don Alfredo.

Sin embargo, su salud no la acompañó pese a sus esfuerzos de dejar el cigarrillo y reemplazarlo por uno electrónico. Además, 2015 fue un año duro en lo personal: luego de cinco meses de tratamiento murió su hijo mayor, Alejandro Bengolea, víctima de un cáncer que lo aquejaba desde hacía unos años.

Si su madre, Amalita, hizo del alto perfil social un sello personal, Inés prefirió un estilo diferente tras la muerte de la empresaria. Fue una abuela como la mayoría, orgullosa de sus nietos y generosa en todos los aspectos, pero sobre todo en lo afectivo: compartió viajes y estaba presente en actos escolares y en las actividades deportivas.  

Herencia. Inés era además madre de Bárbara Bengolea y Amalita Amoedo, esta última hija de su segundo matrimonio, con Julio Aurelio Amoedo. Y eran sus tres hijos quienes se ocupaban mayormente de la Fundación Fortabat, que controla la valiosa colección de arte que pertenecía a Amalita Fortabat. Además, Lafuente se dedicaba a la actividad agropecuaria y ganadera.

Con una fortuna heredada de alrededor de 1.200 millones de dólares, fue incluida en el ranking de los mil millonarios de la revista Forbes, en el que figuró como la única mujer del grupo y por su patrimonio compartió el ranking con Carlos y Alejandro Bulgheroni, Eduardo Eurnekian, Gregorio Perez Companc, Alberto Roemmers, Hugo Sigman, Paolo Rocca, Luis Pagani y Alfredo Román, entre otros pocos.

Ayer algunos amigos de la familia se acercaron al edificio de Libertador al 2900 –donde hasta hace poco estaba refaccionando el tríplex de su madre y donde ella y una de sus hijas ocupaban otros respectivos pisos– para despedirla. El velorio se extenderá hasta hoy al mediodía; luego sus restos serán inhumados en el panteón familiar en Recoleta.



Julieta Mondet