PROTAGONISTAS UNA ENFERMEDAD ‘UNISEX’


La explicación médica de los especialistas

.

El temblor esencial que afecta a Larreta es uno de los trastornos del movimiento más frecuentes. Se estima que lo padecen entre el 0,4 y el 5% de la población, y es diez veces más común que el Parkinson.

“El temblor es un movimiento que se produce por oscilaciones involuntarias rítmicas y que puede afectar distintas partes del cuerpo: las manos, la cabeza o la voz. Según en qué momento aparece, si es un temblor de reposo, de acción o postural, puede relacionarse con distintas enfermedades”, explicó a PERFIL Anabel Chade, jefa de la Clínica de Parkinson y enfermedades relacionadas de Ineco. El temblor que aparece en la enfermedad de Parkinson es diferente al esencial. “El primero es un temblor de reposo, unilateral y por lo general en una mano o pierna. En cambio, el temblor esencial aparece en acción, cuando la mano se mueve, por ejemplo, al levantar una tasa o tomar el diario”, agregó Chade.

No se conoce específicamente la causa del temblor esencial. Se sabe que puede haber una predisposición genética: es común que los pacientes tengan antecedentes familiares. “Afecta por igual a hombres y mujeres. En general tiene una evolución lenta y benigna. Dependiendo de si se da en forma familiar, puede presentarse a edades tempranas o alrededor de la quinta década de la vida. Por lo general son pacientes que vienen con historia de temblor. A veces refieren que nunca tuvieron pulso y que el padre o el abuelo tenían lo mismo”, sostuvo Emilia Gatto, jefa del Departamento de Enfermedades de Parkinson y Trastornos del Movimiento de Ineba.

El temblor esencial se diagnostica por un examen físico, e incluso se puede solicitar una neuroimagen para descartar lesiones en el cerebro. Si es leve, no requiere tratamiento. Sólo se recomienda eliminar el consumo de café, hacer kinesiología y disminuir el estrés, ya que exacerban el movimiento involuntario. “Muchas veces los pacientes con temblores muy severos se inhiben socialmente, porque si se reúnen con sus amigos no pueden llevarse el café a la boca. Tiene un impacto en la calidad de vida”, afirma Gatto.

Estas formas moderadas a severas del temblor por lo general requieren tratamiento. En primer lugar, medicamentos como el propanolol u otros betabloqueadores. Si no hay mejora, existe la opción quirúrgica: se coloca un estimulador cerebral en la zona que afecta el temblor, al nivel del tálamo. O hay tratamientos más recientes, como la estimulación magnética transcraneal para aliviar el temblor.