PROTAGONISTAS FIN DE CICLO


La grieta rompió la sociedad Seefeld-Echarri

Crearon una productora en 2010. Sin embargo, ideologías contrapuestas hicieron insostenible la relación. Igual, ellos dicen que la amistad sigue intacta.


Foto:Cedoc

Todo tiene un fin. Pablo Echarri y Martín Seefeld le pusieron punto final a la relación comercial que tenían a través de la productora El Arbol, con la cual realizaron contenidos, entre ellos, el más reciente y que aún se encuentra al aire: La Leona.

Se sabe: ambos mantienen una amistad desde hace varios años. Sin embargo, se encuentran en las antípodas políticas. Echarri es un confeso seguidor del kirchnerismo. En más de una oportunidad, se lo vio junto a la ex presidenta, Cristina Kirchner, apoyando actos y siendo convocado cada vez que la mandataria reunía a los actores K. En el caso de Seefeld es aún más profundo: es amigo íntimo del actual presidente, a tal punto que fue uno de los que informalmente oficiaron su casamiento con Juliana Awada en noviembre de 2010.

Según trascendió –el propio Pablo Echarri así lo reconoció–, un factor que midió a la hora de poner un punto final a esta relación comercial fue la grieta ideológica que existe entre ambos. Echarri sostuvo, en declaraciones radiales a AM 1110 que “las diferencias en un porcentaje enorme, en su momento, eran artísticas”, sin embargo aclaró luego que “sería ridículo dejar totalmente afuera” de los motivos de la separación las diferencias políticas. “En una medida todo influye. Será algo más, en todo caso. Algo que pudo haber aportado algo”, agregó la pareja de Nancy Dupláa.

Antes de ayer, Seefeld dio su punto tras la declaración de su ex socio: “La grieta no terminó con ninguna relación”, dijo tajante. Y explicó: “Todo el mundo atribuyó esto a lo ideológico y a la grieta pero mi relación con Pablo está intacta”. El ex simulador confesó que es cierto que existen las diferencias políticas y que “son muy profundas”, pero que esto es algo que lo tienen desde que se conocieron. “Nosotros convivimos muchos años con estas diferencias y ha sido un gran ejemplo de lo que es pensar diferente y trabajar con respeto y con cariño. Tenemos distintas edades y distintos momentos de vida”, concluyó Seefeld.

Luego de estas declaraciones ambos actores decidieron llamarse a silencio. Ayer PERFIL contactó a ambos, sólo Echarri respondió que prefería no hablar más del tema. Seefeld ni contestó. Según una persona del círculo cercano a este último, la cuestión política fue uno de los detonantes. “Se sabe que Echarri es un K fanático y que en ese sentido tienen diferencias irreconciliables. La remaron mucho tiempo pero llegó un punto en que no dio para más. De todas formas la relación quedó en muy buenos términos. Siempre van a ser amigos”, contó a PERFIL la fuente.

Y si de sociedades se trata, desde octubre de 2014, Seefeld posee otra firma con la que puede comercializar eventos públicos y privados. Este año surgió la polémica cuando Horacio Rodríguez Larreta decretó una ley que permite la expropiación de unos terrenos donde el club de fútbol Atlanta construye su microestadio. Uno de los acuerdos involucraría a Seefeld por la concesión para la venta de entradas de espectáculos que se realizarán en ese espacio una vez que se termine de construir.



Agustin Gallardo