PROTAGONISTAS CIERRE DE LA GIRA ‘OLE’

La intimidad del debut de los Rolling Stones en Cuba

Jagger llevó a dos de sus hijas y dos nietos. En el vip estuvieron Richard Gere y Naomi Campbell. Ayer la isla amaneció tranquila y el grupo no salió del hotel.

Foto:AFP

Media hora de retraso no es mucho tiempo para un show. Sin embargo, esos treinta minutos de espera fueron eternos. Por eso, cuando se hicieron las 20.30 y las luces se apagaron, casi un millón de personas, en su mayoría cubanos, desplegaron una ovación sobre un escenario oscuro, sólo iluminado con una lengua Stone en el centro, y dos banderas cubanas que flameaban en las pantallas laterales. 72 horas después de recibir a Obama, los Rolling Stones tocaron por primera vez en Cuba en un show gratuito.
“Hola Habana, ¡buenas noches mi gente de Cuba!”, exclamó Mick Jagger, dando inicio al show, sobre un escenario de ochenta metros de largo en la Ciudad Deportiva, inaugurada antes de la revolución de Fidel Castro en 1959. Fue el mayor concierto jamás visto en la isla, y el cierre de su gira América Latina Olé. “Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música, pero aquí estamos tocando para ustedes en su linda tierra. Pienso que los tiempos están cambiando. Es verdad, ¿no?”, dijo el cantante más tarde a la multitud. A juzgar por las banderas, el público estuvo compuesto por gente de todo el mundo, incluyendo gran parte de Latinoamérica y países como Inglaterra, Alemania y Austria. Bien adelante, pudo verse una bandera cubana y una nortemericana a muy pocos metros de distancia, una postal jamás pensada. “El pueblo cubano estaba contento, no tiene ese tipo de espectáculos nunca. Había de todo: desde el cubano medio que estaba feliz por estar ahí ya de por sí, hasta el fanático que los sigue hace años y pensaba que verlos era algo que no le iba a suceder en su vida”, relató a PERFIL desde Cuba Miguel Mora, periodista argentino del sitio Silencio. “Estaban muy interesados en conocer los temas y me preguntaban no sólo por los nombres de las canciones, sino por cómo se escribía, qué significaba ese título. Luego lo anotaban en sus celulares y trataban de escribir bien esa información para poder llevarse ese dato a su casa”, describió Mora. Como él fueron varios los argentinos que estuvieron presentes. De hecho se hizo un banderazo en los momentos previos, en la Plaza Revolución. “Los cubanos deliraban de emoción pero lo vivieron con una tranquilidad. Delante de todo se ubicó un vip donde podías ver a un grupo de universitarios que fueron premiados por tener mejor promedio”, contó desde la isla Gabriel Oliveri, RR.PP. del Four Seasons porteño.

Familia. El concierto de La Habana fue posible gracias a la colaboración de la fundación Bon Intenshon, de Curaçao, que apoya proyectos culturales. La misma inició contactos con el gobierno de los Castro pero fue el propio Jagger quien volvió de incógnito a la isla en un par de ocasiones con los productores de la gira. Será por esto que Jagger quiso compartir con parte de su familia este cierre y llevó  a dos de sus hijas Jade y Georgia. Esta última, expresó a través de Instagram la fascinación que la isla le provocó. Jade fue con dos hijos, y también se manifestó en las redes sociales.  
En un famoso discurso de Fidel Castro del 13 de marzo de 1963, en las escalinatas de la universidad de La Habana, dijo en referencia a los Stones: “Muchos de esos pepillos, hijos de burgueses, andan por ahí con unos pantaloncitos demasiado estrechos; algunos de ellos con una guitarrita en actitudes elvispreslianas, y han llevado su libertinaje a extremos de querer ir a algunos sitios de concurrencia pública a organizar sus shows feminoides”.  53 años más tarde, luego del recital, la gente se desconcentró con un rostro de felicidad repetido. La calle 23  –donde hay sitios para uso de internet–fue el escenario donde muchos extranjeros guieron la velada subiendo imágenes a las redes. Y ayer, ante una isla que amaneciótranquila fueron éstos quienes prolongaron  esa emoción en bares o incluso en el  lobby del hotel Nacional, donde se alojan los Stones, quienes al cierre de esta edición no habían sido vistos fuera del hotel.
El único momento donde  los cuatro se mostraron juntos fuera de escena fue en una recepción previa al recital y ante 200 personas, entre los que estuvieron artistas y deportistas representativos
de Cuba.

Los Stones y Obama en Cuba
Pudo haber sido posible: los Rolling Stones y Barack Obama juntos en Cuba al mismo tiempo. Sin embargo, tal como adelantó PERFIL en su edición de ayer, fue el embajador de Estados Unidos en Argentina, Noah Mamet, quien se enteró por el propio Jagger que la banda tenía planeado arribar a la isla durante la visita del presidente. La charla la tuvieron en Argentina, cuando los Stones estuvieron en el país. “Estamos preparando una visita a Cuba”, le dijo Jagger a Mamet. La fecha prevista era para el 20 de marzo, el mismo día que Obama tenía pensado llegar a la isla. “Entendí que debía comentarle el secreto que muy pocos conocíamos, porque Cuba no está preparada para recibir a un presidente norteamericano y la banda al mismo tiempo”, comentó Mamet a PERFIL.



Agustin Gallardo