PROTAGONISTAS MINI RELAX EN PERU

La jefa del FMI fue a la meca turística del antiguo imperio inca

Antes de comenzar la reunión anual de ese organismo y del Banco Mundial en Lima, Christine Lagarde recorrió Machu Picchu y uno de los mercados más tradicionales.
 

Foto:AFP
“Maravillada visitando Perú para la reunión anual, recorriendo el valle sagrado y vivenciando la riqueza histórica de este país (...) Disfrutando al máximo la visita a Machu Piccu. Un tesoro extraordinario de Perú. Esperando el inicio de nuestro encuentro anual”. Así, en dos mensajes consecutivos publicados en su cuenta de Twitter, es decir sin superar los 140 caracteres, Christine Lagarde expresó esta semana su sensación al recorrer ese Patrimonio Histórico de la Humanidad, según la Unesco lo declaró en 1983.
Ambos tuits los acompañó con sendas imágenes suyas en las que se la observa con esa sensación de bonomía ante tamaña belleza sumada a su historia y también posando con artesanas. También en los mencionados tuits hizo referencia al motivo de su visita a Perú: es decir, dejó claro que no estaba pasando sólo un momento placentero sino que se aprestaba a trabajar.  
Como la mayoría de los turistas que viajan allí, Lagarde recorrió en tren los 112 kilómetros que distan entre la ciudad del Cusco y el pueblo de Aguas Calientes, en cuyas cercanías se encuentra Machu Picchu. Un guía le fue detallando el trazado y la historia de la ciudad y ella no pudo resistirse y teléfono móvil en mano filmó durante varias partes del recorrido.
“Perú tiene un tesoro extraordinario con Machu Picchu”, dijo al tiempo que declaró que esperaba que las reuniones –que terminarán mañana domingo– sean tan productivas “como los incas fueron en el siglo XV. (...) “Espero que podamos reunir a la gente y resolver... ese multilateralismo es indispensable en un tiempo donde tenemos muchos retos, pero podemos también superar los problemas que enfrenta el mundo”.Dijo que comprendía in situ que Machu Picchu encerraba una gran carga de espiritualidad y belleza, impresionada por el paisaje. “Es lindo, es espiritual, un ejemplo de trascendencia y de belleza. Es extremadamente impresionante volver atrás en el tiempo, al siglo XV, y ver cómo estas construcciones fueron diseñadas en tanta sintonía con la naturaleza”, comentó la titular del Fondo Monetario Internacional que en ese ámbito bucólico, siempre sonriente parecía una turista desprovista del “traje corporativo” que vistió días después ya en Lima.
La palabra espiritualidad en su boca no es extraña porque más allá de las medidas que por su cargo gestiona, el estrés cotidiano lo aligera con la rutina diaria de 20 minutos de yoga, actividad que realiza desde muy joven a la par de la natación, que ya no practica como entonces.
En compañía de Alonso Segura, ministro de Economía y Finanzas peruano y de María del Carmen de Reparaz, viceministra de Turismo, Lagarde estuvo también en el colorido mercado de Pisac –ubicado a unos 33 kilómetros Cusco–, donde observó cómo los artesanos realizan sus tejidos y piezas elaboradas siguiendo la tradición heredada de generación en generación

Ernesto Ise