PROTAGONISTAS CONFESIONES

La novia de Antonito de la Rua dice que escuchaba a Shakira

PERFIL COMPLETO

Parece que para Antonio de la Rúa, Colombia es sinónimo de amor. Luego de separarse de Shakira, el hijo del ex presidente Fernando de la Rúa parece haber afianzado su presente amoroso al lado de la compatriota de la cantante, la DJ Daniela Ramos, con quien ya lleva tres años de noviazgo y todo parece ir viento en popa.
Ambos fueron vistos acaramelados esta semana en una fiesta de Halloween en Madrid, donde Ramos ofició de animadora, pasó música y llamó la atención con un curioso maquillaje en el rostro.

Si de música se trata, o por lo menos en cuanto a mezclarla, para Daniela ser DJ es una cuestión de generar climas. “El truco es saber leer a la gente. Suelo poner ritmos cálidos, voces, instrumentos... un juego más bailable”, declaró al medio LOC. Sin embargo Ramos fue más allá cuando le consultaron qué le parecía la música de Shakira. “Me gustaba mucho cuando era chica. Ahora no la pincharía porque no compartimos el mismo género”, dijo sincera.
Con respecto a la disputa legal que su pareja lleva con Shakira, Ramos prefirió no hacer declaraciones. Lo cierto es que, al día de hoy, Antonio perdió la primera batalla de esta guerra (le pide hasta 80 millones de euros a la cantante por haber lanzado su carrera). “Respeto mucho a Shakira. Ha hecho mucho por la humanidad y por los niños”, se limitó a decir sobre su compatriota.

La relación con Antonito va sobre rieles, aunque Ramos asegura que para hablar de casamiento es muy pronto. Sí, en cambio, desea formar una familia numerosa. “Me gustaría tener tres hijos”, puntualizó. Ambos tienen ya a Zulu, una pequeña de 19 meses, y según ella, no parece complicado compatibilizar la maternidad con su trabajo en la noche. “Se puede hacer todo si eres organizada. También tengo ayuda en Berlín, la de una señora que crió a mis dos sobrinas, y confío en ella totalmente. Es parte de mi familia y la cuido como si fuera mi madre”, dijo.

Historia. Antonio y Daniela se conocieron en Bogotá, en una discoteca, a través de una amiga en común. “Antes de ponernos de novios estuvimos cuatro meses hablando por teléfono y mandándonos mails… pero nunca nos volvimos a ver”, contó ella. Tiempo después, se encontraron en Ibiza y ahí se concretó el romance.

Ahora la pareja acaba de hacer base en Berlín, donde, según ella, tienen ganas de vivir. “Allí estoy profundizando en mi carrera. Estoy produciendo música y estudiando un Técnico de Ingeniería de Sonido por dos años”, contó la joven de 26 años. El futuro dirá, ya que, por ahora, la joven sólo está volcada al sello discográfico que acaba de lanzar, Valley Sound, y a su formación en Alemania.
“Estamos en Berlín desde marzo y estoy fascinada con el orden que llevan. El frío te hace concentrar, y es lo que necesito. En Colombia somos muy folclóricos, muy alegres y nos gusta estar en la playa, en la piscina... Todo te distrae mucho y te hace perder el ritmo. Ahora necesito el régimen alemán”, finalizó la novia de Antonito antes de subir a pinchar discos delante de la multitud.



A.G.