PROTAGONISTAS SE LLAMA NATALIA OBON


La nueva pareja de Julio Cobos tiene 38 años y es nutricionista

Esta semana, el político, de 61 años, confirmó que está separado de Cristina Cerutti tras 36 años de matrimonio y que mantienen una buena relación.

Julio Cobos
Julio Cobos Foto:Nestror Grassi
Hace tres meses su vida dio un giro de 180º y tomó un nuevo rumbo que lo alejó de la zona de confort y lo puso en el ojo de la tormenta. Al menos mediática. Razón por la cual Julio Cobos tuvo que reconocer que está separado de su mujer “de toda la vida” Cristina Cerutti tras 36 años de matrimonio y tres hijos: Agustín, Virginia, y María Eugenia. Pero aún no se animó a blanquear su romance con Natalia Obón, una rubia de 38 años que captó la atención del ex vicepresidente.

“Hace meses que atravesamos con mi esposa un proceso de separación y lo hacemos en términos cordiales, maduros y respetuosos”, escribió en su Twitter el político. Al tiempo que desmintió que vaya a ser papá; rumor que comenzó a correr en paralelo al nombre de la nueva pareja del político. Los que trabajan junto a Cobos, aseguran, que él la conoció militando. “Lleva muchas campañas trabajando con nosotros”, dicen. No obstante, en el ámbito político nunca nadie la vio.

Actualmente Natalia trabaja en el cuerpo de asesores de Cobos y gana alrededor de 30 mil pesos por mes. Y en su cuenta de Twitter, retuitea toda la información de la campaña y los proyectos del senador mendocino. “Es muy laburadora, excelente”, dicen para cortar de raíz la posibilidad de que la tilden de “acomodada”. Y revelan que ella es quien está desarrollando la ley de rotulación de alimentos junto a  la senadora nacional por Mendoza del Frente para la Victoria Anabel Fernández Sagasti. Este tema no le es ajeno ya que según dice en sus perfiles en las redes sociales es Licenciada en Nutrición. A su vez, estudia abogacía a distancia en la Universidad del Siglo XXI.

Además, Obón y Cobos comparten muchos amistades dentro del radicalismo. Quizás haya sido ésa su puerta de entrada a la gobernación de Mendoza en 2014. Antes había trabajado en Opando, una asociación de padres de niños Down. Pero nunca fue masajista, aclaran quienes trabajan con ella deslizando una mala intención de quien dejó correr ese dato. Algo que habría afectado a la joven madre de dos hijas quien actualmente está recluida esperando que baje el fervor en su casa del barrio cerrado Dalvian, uno de los primeros de la provincia y en donde los Cobos tiene una propiedad.

Quien tampoco está feliz con la situación es la ex de Cobos, siempre de bajo perfil y reacia a los medios. Cristina también espera que pase la tormenta y lograr un poco de calma ya que en apenas tres semanas junto al político volverán a convertirse en abuelos. Pese a la separación que ocurrió hace tres meses y a partir de que él se mudó a un departamento, juntos supervisan la construcción de la casa de uno de sus hijos. En ese espacio es donde  confluyen los fines de semana. “Están en una instancia madura aunque difícil”, aseguran. En mayo ella daba cuenta de la separación en su muro de Facebook donde escribió: “Nunca te arrepientas de dar todo por alguien”.

Cobos y Cristina se conocieron cuando estudiaban ingeniería en la Universidad Tecnológica Nacional y se casaron cuando él tenía 24 años; hoy tiene 61. Se fueron de luna de miel a Europa. Cuando volvieron los padres de la novia le regalaron un terreno en Dalvian donde construyeron la casa que por muchos años habitaron.

Hoy la vida los puso en caminos separados. Y él, parece,  ya rehizo su vida amorosa al lado de Natalia.