PROTAGONISTAS CALENDARIO PIRELLI 2017

Lindbergh: el lente en el que las famosas confían para verse naturales

El fotógrafo alemán contó con la ayuda del director artístico argentino Juan Gatti. “Siento la responsabilidad de liberarlas de la idea de eterna juventud”, dice.

artista. Lindbergh eligió varias locaciones para inmortalizar a las mujeres. Se desplazó a Berlín, Londres, Los Angeles, Nueva York y Le Touquet, al norte de París.
artista. Lindbergh eligió varias locaciones para inmortalizar a las mujeres. Se desplazó a Berlín, Londres, Los Angeles, Nueva York y Le Touquet, al norte de París. Foto:cedoc

Desde Paris

Buenos Aires, glaciares, Patagonia y una boda de tres días en el sur argentino. Cada palabra acompañada de un adjetivo calificativo superlativo –y dicha con efusividad– sale de la boca de Peter Lindbergh cuando se le menciona que hay un medio argentino. Se trata del fotógrafo alemán que realizó el Calendario Pirelli 2017. “La responsabilidad de los fotógrafos de hoy en día es liberar a las mujeres del horror de la perfección”, declaró este hombre que es reconocido como el fotógrafo que ama a las mujeres. Así lo dejó demostrado en el último trabajo que hizo para la marca donde retrata en blanco y negro a un grupo de mujeres famosas sin maquillaje ni retoque digital.

    Lindbergh contó con la ayuda del argentino Juan Gatti, quien ofició de director artístico. Radicado en Madrid desde 1978, este porteño de 66 años es famoso por muchos motivos profesionales, pero sobre todo por haber colaborado con Pedro Almodóvar en unas 18 películas y no sólo en la realización de los afiches y el diseño de los títulos de las mismas. “Juan Gatti es al único director artístico que escucho”, dice el fotógrafo. “Hice con él todos mis libros de fotografía, y él es quien decide qué fotos componen cada una de mis exhibiciones. Juan es al único al que le acepto que me diga: ‘No hagas esto’ o ‘Esto no lo hagas de esa manera’. En mi primer libro de fotos que publiqué había una que a mí me parecía la mejor de todas, pero a él no lo convencía. Cuarenta años después revisándolo me dice: ‘Mmmm, esa foto...’. Yo le reafirmé que estaba OK y él respondió aunque sin resignación: ‘OK, sos el jefe’ y no se habló más del tema (se ríe de nuevo). Gatti es una persona fantástica y también un dolor de huevos (sic). Pero bueno, somos muy buenos amigos aunque peleamos como perros. Por él digo que cuando los argentinos dicen que algo es bueno, es bueno”.

Calendario.Así, en un pequeño salón blanco del famoso hotel Ritz de París, este famoso fotógrafo alemán, respondió durante unos veinte minutos a un grupo de una decena de periodistas latinoamericanos invitados al lanzamiento del Calendario Pirelli 2017. Allí, Lindbergh dirá conceptos que repetirá al día siguiente en el salón ubicado en el subsuelo de un hotel particular, el Salomon Rothschild, en la conferencia de prensa para los casi doscientos medios de todo el mundo y también horas después en la cena de gala en la Cité du Cinema, en las afueras de París. En estos dos últimos encuentros, no habló solo sino junto a cuatro de las quince actrices convocadas para integrar el calendario: Uma Thurman, Charlotte Rampling, Hellen Mirren y Nicole Kidman. Lo que Lindbergh en ninguna de las tres oportunidades dirá es su cachet ni tampoco qué actriz fue la que se negó a posar para él, ni si fue la condición de que ninguna foto tendría photoshop ni retoque digital posterior, el motivo de esa negativa. Tampoco si eso fue una inventiva de marketing o una sutil venganza para que la “innombrable” sepa lo que se perdió. Sí, hasta Nicole Kidman posó con esa condición y fue con quien inició la serie de fotos.

    Igualmente explicó que sólo utiliza el photoshop para reducir el efecto digital ya que “ese tipo de imágenes (las digitales) son demasiados nítidas y se pierde suavidad y emoción”. Y el segundo defecto o, mejor dicho, incordio que para él tiene trabajar con digital es “logístico”: “Sacás una foto y la imagen la observan en otra sala y al mismo tiempo diez personas que juzgan y aconsejan; y este mecanismo de fotografiar destruye por completo la intimidad entre el fotógrafo y la modelo que había cuando se usaba película tradicional”, explica. En referencia al calendario, manifestó: “Quise retratar a las mujeres no a través de su perfección, sino a través de sus emociones y de su sensibilidad. Por eso lo llamé Emotional (emocional) (...). Y convoqué a las actrices que jugaron un papel importante en mi vida y quise acercarme a ellas todo lo posible a través de las imágenes. Como artista siento la responsabilidad de liberar a las mujeres de la idea de la eterna juventud y de la perfección”.