PROTAGONISTAS PUBLICÓ UNA LISTA DE 36 “AMANTES”

Lindsay Lohan: coleccionismo sexual y reality show de excesos

Estrenó documental sobre su vida y para promocionarlo reveló a los famosos con los que estuvo. La opinión de psicólogos y psiquiatras.

Foto:Cedoc

Después de todos los arrestos, apariciones en la Corte, viajes a la cárcel y estadías en rehabilitación, Lindsay Lohan está de regreso y, como no podía ser de otra forma, la vuelta tiene que ver con su vida. La semana pasada estrenó su propio reality show. Transmitido por el canal OWN, Lindsay protagoniza una serie “documental” donde la actriz de 27 años hace lo que más sabe: intenta restaurar su vida personal y profesional después de seis años de desorden documentado.

Pero nada es casual en Hollywood: la semana pasada, Lohan, antes del estreno del programa, hizo trascender una curiosa lista de famosos con los que tuvo alguna vez una aventura sexual. A través de una lista difundida en las redes sociales, aparecieron: Adam Levine (líder de Maroon 5), Zac Efron, Justin Timberlake, Joaquin Phoenix, Heath Ledger y James Franco. En la lista figuran también Colin Farrel, Evan Peters y Wilmer Valderrama. Suman en total 36 hombres, entre ellos algunos no tan populares como Jamie Dornan (elegido para protagonizar la película Cincuenta sombras de Grey), Garret Hedlund (de Tron), Nico Tortorella (de Scream 4), Guy Berryman (bajista de Coldplay), Max George (de American Horror Story) y el actor Lucas Haas. El libreto lo escribió Lindsay en el Beverly Hills Hotel el 30 de enero de 2013, en tiempos en los cuales renegaba del mundo del espectáculo. “Era su lista personal de conquistas. Ella trataba de impresionar a sus amigos”, reveló un allegado a la actriz.

Pero, ¿qué lleva a alguien público a querer exhibir las parejas con las que alguna vez tuvo algún tipo de relación? “Existe desde hace un tiempo una tendencia a borrar los límites entre lo privado y lo público. El pudor se convirtió en un antiguo sentimiento en la carrera por lograr una existencia pública”, explica a PERFIL Juan Eduardo Tesone, médico psiquiatra de la Universidad de París XII.

"Este tipo de cuestiones tiene un fin, que es beneficiar en cierto sentido la fama más allá del deseo sexual. Fulano es mi amigo, yo estuve con él. Apoderase de esas personas por el solo hecho de estar en el show business”, aporta el psiquiatra Harry Campos. Más allá de exhibir “sus presas”, existe –según los especialistas– cierto afán de la actriz de mostrar la “colección” de hombres con los que ella estuvo alguna vez. “El coleccionismo sexual no es nuevo, siempre ha existido bajo el concepto del donjuanismo, lo que es nuevo es el exhibirlo. La cuantificación y el conteo son los rectores de nuestras vidas. Hoy, todo se mide por la sumatoria y entonces por qué no convertirse también en amantes seriales como el caso de esta actriz”, dice la psicóloga Any Krieger.

“Se confunden así emociones narcisistas agresivas hacia esas personas, pulsiones de dominio de sus cuerpos, con un no tan refinado espíritu de coleccionista”, agrega Tesone. Para el psicólogo Andrés Ravscoski, el eje exhibicionista es un componente del narcisismo cuando se mantiene básicamente en el vínculo de amor. “Puede ser un componente necesario del erotismo, mostrar la belleza , exhibir la fortaleza, pero el exhibicionismo público y el relato indiscreto de las relaciones nos hace entrar en aspectos patológicos donde no es un componente del amor sino de la necesidad de compensación de fracasos personales en otras órbitas, en otros valores”, explica. Tesone coincide. “El otro, cual mariposa pinchada con un alfiler, se exhibe como trofeo de una siniestra colección, en la cual las alas del deseo mudaron no tanto de crisálida a mariposa sino de mariposa a estatua petrificada”, finaliza.



Agustín Gallardo