PROTAGONISTAS DESPEDIDA DE 2016 EN BALCARCE 50

Macri, Juliana y Antonia: brindis en Casa Rosada

Antes de comenzar sus vacaciones, y con una escenografía que incluyó granaderos, globos y un Papá Noel, el Presidente saludó a los empleados y sus familiares. Para cuidar su garganta, Gabriela Michetti dio un discurso.

cierre. Los hijos de los empleados de la Rosada, invitados. Juliana y Antonia Macri, presentes.
cierre. Los hijos de los empleados de la Rosada, invitados. Juliana y Antonia Macri, presentes. Foto:telam

Una intervención quirúrgica, seguimiento a distancia de la sesión en el Congreso por Ganancias, lectura de informes sobre la situación en la Justicia por Milagro Sala, el Conicet tomado por los recortes y despidos, la salida solapada del CEO-funcionario Luis María Blaquier de la Anses, la sorpresiva renuncia en Aerolíneas Argentinas de otra CEO-funcionaria como  Isela Costantini en medio de una interna con Guillermo Dietrich y Gustavo Lopetegui, algunos cortes de energía en la Capital, la fiesta de casamiento de Carlitos Tévez en Carmelo... Este listado, que tiene algunos ítems más, integra el panorama de estos días de diciembre de Mauricio Macri.

Un combo por demás potente para el cierre de año en el que el Presidente autocalificó su gestión con un 8. También uno que seguramente lo hace tachar las horas para subirse al avión presidencial para cambiar la escenografía porteña por otra más agradable y bucólica, como la de Villa La Angostura, donde se rodeará de sus afectos y amigos.

Ayer igualmente, abrió la Casa Rosada para presidir un brindis de fin de año con los empleados y sus hijos en el Patio de las Palmeras y del que participaron Gabriela Michetti, Marcos Peña, Fernando de Andreis, Juliana Awada y Antonia Macri, quien en la última semana se debe haber convencido de quién es en realidad Papá Noel al tener de cerca a varios de ellos en distintos actos similares a éste.  

Como Macri está reponiéndose de la operación de garganta, su “discurso” se redujo a un “Feliz Navidad”. La posta la tomó Michetti que, micrófono en mano, se siente más a gusto para hablar.