PROTAGONISTAS CONGOJA Y MISTERIO

Macri y Juliana, en la última despedida a Martín Blaquier

Ayer, en el cementerio Jardín de Paz, el Presidente acompañó a la familia del empresario en el entierro. Para la Justicia el caso quedó caratulado como suicidio.

Foto:Juan Obregon

Silencio. Por respeto, por desconocimiento o por comprensión a su familia, son apenas conjeturas las que con precaución o como al pasar y “en confianza” se esbozan sobre las posibles causas que llevaron a Martín Blaquier a pensar en esa decisión extrema como única solución a no se sabe bien qué.
El viernes último, cuando PERFIL se comunicó con las autoridades policiales de Pilar en busca de mayores precisiones o indicios sobre el suicidio del empresario, la respuesta inmediata fue: “Es un tema que ya está resuelto, dejó todo por escrito, no hay más novedades”. De parte de la UFI Número 2 de Pilar a cargo del fiscal  Leonardo Loiterstein no hubo siquiera respuesta o datos adicionales al caso a pesar de haberse conocido el mismo viernes fragmentos de lo que Blaquier había dejado escrito en la habitación 155 del Sheraton Pilar, donde sucedió el hecho trágico. En cuatro carillas de formato que no se precisó y en párrafos de seis o siete líneas, escritos de corrido y sin puntuación, según detalló un medio periodístico, lo único que se filtró del expediente fueron las líneas en las que se mencionan tres nombres: Gastón Blaquier, su primo y socio; Miguel Blaquier, su mejor amigo y también primo, y Josefina Carlés, su mujer. Al primero, con quien figura como cotitular de Argentina Gaming Group –propietaria de los bingos Avellaneda, Alto Avellaneda y Florencio Varela, y socios con la empresa española Codere del Hotel Casino Carrasco en Montevideo– le pide disculpas por haberle mentido sobre el motivo que le dio para que le prestara  la escopeta que luego usó para matarse; y al segundo lo señala como la persona a quien debe ubicarse para que sea quien le comunique el hecho a su esposa y además le pide que cuide de ella. El resto del contenido de las cuatro carillas por ahora permanece sellado. El peso específico de un apellido como Blaquier también posibilita cierto blindaje informativo ante tamaña tragedia.

Familia unida. Ayer, alrededor de las cuatro de la tarde, en el cementerio privado Jardín de Paz, familiares y amigos de Martín Blaquier y su familia acompañaron su despedida.  Sofía, la hija de Martín y Josefina, que vive en Nueva York había ya llegado por la madrugada.
Aunque el viernes desde Casa Rosada no habían dado por confirmada la presencia de Mauricio Macri, éste finalmente llegó al entierro junto con Juliana Awada. También, pero de manera separada, estuvieron su suegra y su cuñada, Pomi y Zoraida Awada. Del gobierno nacional se lo vio  también al ministro de Producción , Francisco Cabrera.  De los Blaquier estuvieron hermanos, primos y sobrinos; también Nelly Arrieta.
Martín es hijo de Martín, hermano de Carlos Pedro Blaquier, fundador del imperio Ledesma, empresa en la que el empresario fallecido inició su carrera como muchos de los varones Blaquier. Más tarde y luego de estudiar en el exterior, se abrió y con uno de sus primos se hicieron titulares de los bingos ya mencionados.



Ernesto Ise